Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCALADA BÉLICA EN LOS BALCANES

El Parlamento británico da luz verde a más refuerzos

Un reflejo del momento crucial al que ha llegado el conflicto armado en la antigua Yugoslavia lo ofreció ayer el encendido debate que motivó el tema en ambas Cámaras del Parlamento británico, convocadas por el primer ministro, John Major, a una reunión de emergencia. En los Comunes, Major defendió su decisión de enviar a Bosnia tropas adicionales como único medio para evitar una ampliación del conflicto de los Balcanes, que tendría, dijo, "desastrosas consecuencias para la Unión Europea (UE)".Major consiguió el apoyo de los dos partidos de la oposición, pero escuchó numerosas peticíones de diputados de su propio partido para que proceda a una retirada de las tropas británicas. Los líderes laborista, Tony Blair, y liberal demócrata, Paddy Ashdown, apoyaron la visión de Major, exigiendo incluso, en el caso de Ashdown, un mayor compromiso del Reino Unido con los musulmanes bosnios.

Sin embargo, en las filas conservadoras, varios diputados, entre ellos el ex primer ministro Edward Heath, manifestaron su preocupación por el riesgo que corren las tropas de Naciones Unidas, y en concreto los rehenes, en un territorio asolado por una guerra civil que escapa a todos los controles.

David Owen dimitirá

El análisis más duro sobre el conflicto de Bosnia fue el expresado por David Owen, quien en la Cámara de los Lores anunció ayer su intención de dimitir de su cargo como copresidente de la Conferencia para la antigua Yugoslavia al término de la presidencia francesa de la Unión Europea, a finales de junio.Owen expresó fríamente su convicción de que las tropas de la ONU deberán abandonar Bosnia este mismo año, "si no se alcanza un acuerdo de paz para el otoño". Sin ocultar su pesimismo, Owen hizo de nuevo hincapié en la necesidad de mantener la neutralidad y el diálogo para evitar que el conflicto degenere en una guerra más amplia.

Al igual que Heath, Owen mostró su inquietud por el riesgo de implicación sectaria en el conflicto (a favor de los bosniomusulmanes) que parece tomar el Reino Unido con el envío de tropas adicionales. Major, en su exposición previa, en la que recordó que los 3.400 soldados británicos enviados a la antigua Yogoslavia en 1992 no tenían otro objetivo que el de evitar los peores extremos de la guerra, negó rotundamente "estar tomando partido". El contingente de 6.000 soldados -una pequeña parte ha llegado ya al puerto croata de Split-, fundamentalmente de la 24a Brigada Aérea Móvil, insistió Major, estará a las órdenes del comandante de las fuerzas de la ONU, el británico Rupert Smith.

Por su parte, el primer ministro francés, Alain Juppé, ha invitado a los ministros de Defensa y a los jefes militares de los países de la UE y de la OTAN a una reunión en París el sábado próximo, para discutir el refuerzo de Unprofor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de junio de 1995