Rabat advierte de las "graves consecuencias" del bloqueo

Una nota de protesta y la convocatoria del embajador de la Unión Europea han sido las últimas iniciativas adoptadas por la diplomacia marroquí en un intento de calmar la situación provocada por los pescadores andaluces que mantienen un bloqueo a las exportaciones marroquíes en los puertos del sur de España, como medida de presión para lograr un acuerdo de pesca.El embajador de la Unión Europea en Rabat, Marc Pierini, se vio obligado el pasado jueves a acudir al Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos donde había sido convocado por Abdellatif Filali, quien le manifestó formalmente la protesta del Gobierno del rey Hassan II por el bloqueo de las exportaciones, al tiempo que le advirtió sobre el peligro que supone para las relaciones bilaterales las acciones de presión que están llevando a término los pescadores andaluces.

Más información

En el transcurso de la reunión que Filali mantuvo con Marc Pierini le criticó también la actitud de las autoridades europeas y manifestó la decepción de Marruecos ante el hecho de que "las declaraciones de denuncia no se hayan desgraciadamente traducido en hechos". El primer ministro y responsable a su vez de la diplomacia marroquí alertó así mismo a su interlocutor sobre "las graves consecuencias que podrían provocar los desmanes en las relaciones marroco-europeas", según se desprende de una nota oficial difundida por la agencia de prensa estatal MAP.

Pocas horas después de que el jefe de la delegación europea fuera recibido por Filali, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rabat hacía pública una nota en la que lamenta el hecho de que los llamamientos a la calma efectuados por el Gobierno de Marruecos "no hayan sido escuchados y peor aún que se haya degradado la situación".

Esta doble iniciativa diplomática de las autoridades marroquíes se produce 12 días después de que las autoridades de Rabat denunciaran por primera vez la actitud de los pescadores andaluces, bloqueando la exportación de los productos marroquíes, y alertaran a las autoridades europeas sobre los peligros de esta campaña, que según Rabat podría complicar aún más las negociaciones de pesca que están previstas que se reanuden el próximo 1 de junio.

Ayer la prensa local y los semanarios económicos volvían a la carga y criticaban duramente la actitud de la Unión Europea y especialmente de España. Las críticas más duras partían de Maroc Hebdo quien se quejaba textualmente de que "nuestras relaciones con España parecen estar inscritas bajo el signo de la tensión". El periodista Mohamed Selhami metía en un solo paquete y en una sola frase los problemas del Sáhara, los de la pesca y los de Ceuta y Melilla.

Nouvelles du Maroc, otro semanario económico, apuntaba más lejos y afirmaba que el contencioso entre Marruecos y Europa no es solamente un asunto comercial "es también político" y proponía que "todo debe, ser empleado y desplegado para hacer comprender a esta Europa, cada vez más egoísta, que ella está directamente afectada por la estabilidad de Marruecos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 26 de mayo de 1995.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50