"Europa es una tentativa de utopía que ha fracasado", afirma Emmanuel Todd

, La Ciudad de Dios ha muerto y la de los hombres, la que pretendía erigir la utopía en la tierra, se ha revelado en todo su horror. La caída de las macroideologías religiosas y políticas ha provocado la irrupción del ideal nacional, en palabras del antropólogo Emmanuel Todd (1951), que acaba de publicar en España La invención de Europa (Tusquets). "Europa es una tentativa de utopía que ha fracasado; Maastricht como sustución ideológica ha fracasado", y ahora, añade Todd, "los débiles, los pobres de nuestro continente, tienen necesidad del ideal de nación"."Cuando hablo de nación no hablo de resurgimiento del nacionalismo de derecha, burgués. En la fase actual de destrucción de identidades religiosas y políticas ha surgido con fuerza la necesidad de una nación no agresiva, que se ocupe de sus ciudadanos, que resuelva problemas", afirma Todd. Doctor en historia por la Universidad de Cambrigde y diplomado por el Instituto de Estudios Políticos de París, este antropólogo e historiador que vaticinó en 1976 el hundimiento del socialismo real analiza en La invención de Europa las sucesivas sustituciones ideológicas que ha vivido el viejo continente. El análisis tiene como espina dorsal la estructura y las relaciones familiares por pequeñas áreas geográficas (en España, provincias), pasando por las grandes macroideologías que han ido constituyendo el continente europeo.

El islam y su destino

"Las élites, las clases dirigentes han intentado reemplazar con la utopía europeísta todo lo que moría", afirma. "Pero han fracasado porque es difícil construir una identidad sin una lengua común, sin elementos objetivos. No hay una sensibilidad común, no hay nación común", asegura Todd. Incluso el trato con los inmigrantes es distinto en cada país europeo. Eso lo analiza en su último libro, todavía no traducido, Le destin des immigrés.

Todd afirma que "no hay destino común del islam en Europa". Cada país europeo trata a los islamistas de forma distinta. "Francia los asimila a la segunda generación. En Inglaterra, por ejemplo, el caso Rushdie ha mostrado que los sunnitas moderados paquistaníes se volvieron fundamentalistas. En Alemania, el caso es más extraordinario, porque ahí son turcos y Turquía tiene tradición laica: pues bien, se puede decir que Alemania ha islamizado a sus turcos".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS