Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos advierten a los universitarios que el futuro pasa por el autoempleo

La 'sociedad de la información' está alterando, las reglas del mercado laboral

Un padre: "Este hijo tuyo ¿no va a pensar nunca en emanciparse con 26 años que tiene?".

La madre: "Este hijo nuestro no encuentra un empleo".

Otro padre: "Hace seis meses que la niña trabaja y todavía no sabemos cuándo se lo va a montar por su cuenta".

La madre: "Le vence el contrato dentro de tres días. ¿Adónde quieres que vaya? Ni siquiera sabe si se lo van a renovar".

¡Ay de aquellos tiempos en los que los jóvenes, esperaban ansiosos a cumplir la mayoría de edad (entonces, 21 años) para poder escapar del hogar paterno! Pasaron a mejor vida. Hoy, con papá y mamá hasta que lleguen las vacas gordas. "Muchos no aceptan cualquier tipo de trabajo", dice crítica Sonía de Zunzunegui, licenciada en Imagen y Sonido por la Universidad de Navarra, que, con 24 años, asegura haber tenido siempre alguna ocupacion desde que se licenció. "Hay que aceptar cualquier tipo de trabajo",afirma. "Eso te sirve para ir formándote y, por eso no se te caen los anillos".

MÁS INFORMACIÓN

En cuestiones de empleo los jóvenes son los que peor lo tienen: si el índice de paro, según la última encuesta de población activa del INE, es del 22%, los que están entre los 16 y los 25 años se colocan en el 42%. El primer empleo, el más difícil de conseguir.

Han cambiado las reglas del juego del mercado laboral y de la nubosidad variable de, la sociedad, y si algún universitario cae en la tentación de apuntar hacia un futuro de empleo para toda la vida, está cayendo en, una trampa jurásica. Lo actual, y para el futuro próximo, es el trabajo flexible, el autoempleo y la ocupación a tiempo parcial. Todo ello aplicando imaginación y practicando la movilidad, sin que esto suponga una eliminación total del trabajo fijo. Así quedó reflejado el futuro de los universitarios en las jornadas Universidad y empleo, recientemente organizadas por la Fundación Universidad Empresa de Madrid.Un buen fajo de billetes

"A veces, hasta cuesta diferenciar un parado de un ocupado", dijo Marcos Peña, secretario general de Empleo. "No es tan sencillo. En realidad, el paro, más que supresion de empleo, es desplazamiento de actividad. Y el empleo, más que un dato estadístico, es el determinante social por excelencia, porque nosotros vivimos en función de cómo trabajamos, y si queremos trabajar de otra manera vendremos obligados a vivir de otra manera; pero esto es una apuesta para la que yo dudo que nuestra sociedad esté preparada".

Son momentos de transición de la sociedad industrial a lo que se ha dado en llamar la sociedad de la información. Llega, arrasadora, la sorpresa entre los jóvenes que vieron a sus padres bien colocados y llegando a final de mes con un buen fajó de billetes. Hoy los expertos recomiendan el autoempleo y el riesgo, romper con ese modelo paterno . "Se trata de convencer a los mejores universitarios para que vayan al autoempleo, porque ellos son los más capaces de integrarse en estos cambios con iniciativa y así ayudar a resolver lo de los demás", explicó Emilio Fontela, catedrático de Ecónometría de las universidades de Ginebra y Autónoma de Madrid. La misma encuesta de población activa refleja quede los 11,9 millones de personas ocupadas en España hay 5,9 millones de asalariados con contrato indefinido, 2,8 millones con contrato temporal y 3,2 millones. que trabajan por cuenta propia. La suerte ya está echada.

No faltaron a lo largo de las sesiones los reproches. Emilio Fontela recordó las palabras de Baumol, economista de la Universidad de Princeton: "Lo peor, que le ha podido pasar a nuestra sociedad es que los mejores alumnos se hayan metido en la especulación financiera", porque lo que se espera. de ellos es que sean el motor de la imaginación,. la intención y capacidad de riesgo e innovación para hacer frente a los cambios. "Los padres que estimulan a sus hijos hacia el modelo antiguo: trabajo fijo," oposiciones... cometen un error", asegura Emilio Fontela. Una encuesta de 1976 reflejaba. que el 80 de los jóvenes querían ser funcionarios.

Antonio Pulido, catedrático de Econometría de la Universidad Autónoma de Madrid y autor de un estudio sobre la situacíón, afirma que de aquí al año 2000 habrá 80.000 nuevos universitarios por año. "Esos jóvenes tienen que ser la vanguardia de los cambios". Y las universidades "habrán de tener cada vez más protagonismo en formar hacia esas nuevas ideas, dejando de lado aquella universidad de los años cuarenta y cincuenta que preparaba para un puesto fijo", dijo Francisco Michavila, secretario general del Consejo de Universidades.

Se acabó también aquello, de nacer en Madrid, o Barcelona, o Sevilla, con la pretensión de quedarse en el lugar de nacimiento para toda la vida. Un reciente estudio entre trabajadores en desempleo, citado por el profesor Pulido, refleja que sólo el 28% de los actuales desempleados estaría dispuesto a cambiar del lugar de residencia. "Nuestra sociedad no puede permitirse ese lujo", concluyó Pulido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de mayo de 1995