Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFLICTO EN LA SANIDAD PÚBLICA

La huelga de médicos hospitalarios afectó a los quirófanos y escasamente a las consultas

Madrid no respondió a las expectativas previstas por los convocantes

La huelga indefinida de médicos de hospitales, convocada a partir de ayer por la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) en el territorio del Insálud, arrancó con bastante menos virulencia de lo previsto. En Madrid, donde se encuentran más de un tercio de los médicos convocados a la huelga, el conflicto tuvo poco gas. En el hospital Ramón y Cajal, locomotora del paro, no hubo cirugía programada, pero las consultas funcionaron con normalidad. Una nueva negociación, a la que la CESM dijo acudir "sin expectativas% concluyó por la tarde sin más acuerdo que seguir las conversaciones hoy.,

MÁS INFORMACIÓN

La CESM cifró en un 83% el número de huelguistas. El Insalud, en un 24%. La media de los servicios mínimos establecidos por la Administración fue, según la CEMS, un 40%. La delegación de Gobierno fijó para Madrid unos servicios mínimos del 16,9%. Por tanto, de los 14.000 médicos del territorio Insalud, dejando aparte los servicios mínimos, los médicos en activo pudieron ser unos 8.500. Si el 83% de ellos hubiese parado, en datos de la propia CESM, los huelguistas habrían sido unos 7.000; si hubiera parado un 24%, como dice el Insalud, habrían sido unos 2.000. El territorio Insalud abarca 10 comunidades autónomas (el 43% del sistema nacional de Salud): Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria , Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, La Rioja, Madrid y Murcia.EI;sindicato médico contabilizó la suspensión de 1.961 actos quirúrgicos y de 56.569 actos médicos en todo el país. Por su parte, Carmen Martínéz Aguayo, directora general del Insalud, calificó, de "baja" la incidencia.

El hospital Ramón y Cajal de Madrid estaba destinado a ser, según proclamaron la semana pasada los convocantes, el detonante de la huelga en Madrid, que a su vez era el motor para el resto del territorio del Insalud. Pero el paro fue allí. muy desigual. No había rastros de comité de huelga, y sólo en alguna consulta aparecía un comunicado pidiendo disculpas al público y solicitando su comprensión y apoyo.

Los quirófanos no funcionaban, salvo intervenciones urgentes, o programadas cuya gravedad no admitiese demora. "En traumatología" explicaba el doctor José Ignacio Cimarra, "cuatro compañeros hemos hecho los servicios mínimos, y sin problemas. Mi impresión, aunque no científica, es que el seguimiento ha sido muy alto".

Un recorrido por las diversas plantas evidenciaba normalidad en las consultas de cardiología, preanestesia o neurología. Una enfermera atribuía la escasa afluencia de público en pediatría a que las madres, por la información previa, no habían traído a los niños. El cirujano Luis Cabañas de la Coordinadora de Médicos de Hospitales, achacaba el número de usuarios en el hospital a que "la Administración no ha informado bien" y a la presencia de desplazados de fuera de Madrid. Una oftalmóloga dijo que en su departamento "de 20, no han venido 18, y yo estoy aquí porque tenía un asunto".

Asamblea en La Paz

La situación está aún lejos de definirse. El hospital de La Paz (Madrid), votó ayer sumarse a la huelga a partir de hoy hasta el próximo viernes; entonces habría un periodo de reflexión hasta el día 16, en que se debatiría de nuevo la huelga. La asamblea estuvo llena de descalificaciones a los responsables del Insalud. Carlos Martínez Almoina, de la CESM, describió a la directora general del Insalud, como. "una sargento con falda?.

Una. nueva reunión- convocada por el Insalud fracasó pasadas las ocho de la tarde, aunque se acordó que hoy siga la negociación. La CESM, que envió a Vicente Garcés y Carlos Amaya, secretario general y adjunto, respectivamente, emitió un comúnicado en que decía haber acudido sólo por "mostrarse educados". Los médicos dijeron, antes de entrar, que acudían "sin expectativa de acuerdo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de mayo de 1995