Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patrulleras canadienses intentan abordar un buque español en aguas internacionales

Un congelador español, el Verdel, frustró ayer su abordaje por parte de cuatro patrufieras canadienses negándose a acatar las órdenes que le dirigieron durante un incidente que es el más grave que se, ha producido en los caladeros de la zona NAFO, fuera de las 200 millas jurisdiccionales de Canadá, desde el apresamiento del también congelador Estai. El ambiente entrelas tripulaciones que faenan en esos caladeros era ayer de una gran tensión. Los res ponsables de diversos barcos con los que pudo contactar este periódico reclamaban mayor protección de la Armada española.

El ministro de Pesca de Canadá, Brian Tobin, afirmó anoche que barcos de su departamento persiguieron durante 45 minutos a un pesquero español con el fin de realizar una inspección pesquera. Añadió, asimismo, que se abandonó la persecución por la niebla reinante pero que ya habían logrado su objetivo que era que dejaran de pescar ayer, según Efe.El acoso de las cuatro patrulleras a los congeladores Verdel y Magic IV se inició sobre las tres de la tarde (hora española). Las cuatro patrulleras optaron finalmente por rodear al Verdel, sobre el que un remolcador disparó también sus cañones de agua. Un oficial de la marina canadiense, en perfecto español, ordenó repetidamente al capitán del congelador gallego la paralización del mismo: "Le ordeno que pare su barco", decía por radio. "Ustedes están incumpliendo la normativa de NAFO. Paren las máquinas y bajen las escaleras. de babor y estribor para que podamos abordar la enibarcación". El capitán del Verdel, Agustín Pastoriza, respondió tajante: "Ustedes no tienen que abordar mi barco. Ustedes aqui no pintan nada. No somos ladrones. Estamos trabajando con arreglo a la ley, estas aguas son internacionales y ustedes no mandan nada aquí. No voy a parar las máquinas". El oficial canadiense insistía: "Está usted violando la ley. Pare el barco...".

El interlocutor canadiense de Agustín Pastoriza, según informó éste, había amenazado con cortar las redes del Verdel. "No tienes cojones a picarme los cables", respondió en tono contundente Pastoriza, sin obtener contrarréplica. La patrullera española Vigía se hallaba esos momentos a 30 millas de distancia y, aunque trató de comunicar por radio con los canadienses, no lo consiguió. Ordenó al Verdel que navegara su encuentro a toda máquina, al tiempo que ella hacía lo propio Cuando la Vigía pudo situarse a un costado del congelador, las patrulleras canadienses se retiraron a una distancia de unas 12 millas de ambos buques.Protección de la 'Vigía'

El incidente desató el nerviosismo entre las tripulaciones de la veintena de congeladores que actualmente están faenando en los caladeros de Nafo. Siguiendo las recomendaciones de la Vigía, todos decidieron recoger sus redes y reunirse en tomo a la patrullera para reanudar la pesca bajo su protección.

A última hora de la tarde de ayer zarpó de Ferrol otra unidad similar de la Armada española, la patrullera Serviola, que el 1 de abril reemplazará a la Vigía en el caladero. La Serviola lleva a bordo dos inspectores de pesca de la Unión Europea. Esta vigilancia por unidades de la Armada se hace escasa, según los armadores de Vigo, y obliga a los barcos a faenar concentrados en zonas de poca pesca.

También se halla en los caladeros de NAFO el buque Cape Mugford, fletado por Greenpeace. Salió el jueves por la noche de Saint John's con el objetivo de documentar y protestar contra la pesca del fletán. El presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga, calificó ayer de "lamentable" la nueva persecución de los pesqueros españoles por parte de los buques de la armada canadiense. Fraga hizo esta declaración desde Río de Janeiro, dónde se halla de viaje oficial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de marzo de 1995

Más información

  • Es el incidente más grqave desde el apresamiento del 'Estai' el passado 9 de marzo