Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jordi Cadena estrena 'Els papers d'Aspern' cuatro años después de su rodaje.

EIs papers d´Aspern, la última película que ha podido finalizar el director catalán Jordi Cadena, se estrenó ayer en Ciutadella (Menorca). Una buena noticia, en principio, si no fuera porque el filme lleva cuatro años en dique seco, y no tiene todavía garantizado que se pueda ver en el resto de España. La situación de Els papers (que pasó por el Festival de San Sebastián en 1991) no es una excepción en el panorama del cine catalán. Pero el caso de Cadena se convierte en paradigma de la crisis si a ello se añade que Nexe, su último proyecto, se paralizó en la última semana de rodaje al quebrar la productora. "La verdad es que he tenido mala suerte", declara el director, cuando se le pregunta si lo suyo es un caso de malditismo."En principio, lo que diría es que esto para mí no es un estreno. Para mí el estreno de la película fue en octubre de 1992 en París", cuenta Cadena. La película, de hecho, tuvo una buena acogida en San Sebastián, y se mantuvo tres semanas en el cine La Latina de la capital francesa. Luego nunca más se supo. La multinacional Columbia debía encargarse de la distribución de este filme que el propio director reconoce que es "dificil". La ruptura pactada con Columbia ha llevado al productor de la película, Paco Poch, a encargarse personalmente de la distribución. "El estreno en Ciutadella es un primer paso", añade Cadena. Els papers..., de hecho, es una más de la casi decena de películas catalanas que en los últimos años no han visto la luz del estreno. El control de la exhibición en manos de las multinacionales es, para muchos, un factor de crisis. Cadena, sin embargo, opina que el problema está en la exhibición: "Hay una serie de películas cuyo canal propio de exhibición es lo que se entiende por cine de arte y ensayo. Pero el problema es el de siempre: hay más películas que salas".

Els papers d`Aspern está basado en el relato homónimo de Henry James. El estreno en Ciutadella se justifica porque Cadena decidió trasladar la acción -una claustrofóbica historia sobre la posesión del legado literario de un poeta muerto- a Menorca, por razones, entre otras, presupuestarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de marzo de 1995