Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DISFUNCIÓN SEXUAL

Una enzima inyectable para solucionar la impotencia

En enfermedades como la arterioesclerosis y la diabetes, la disfunción de la erección, comúnmente llamada impotencia, constituye el efecto secundario más observado. Es también un problema de origen psicológico, y uno de los más devastadores desde el punto de vista emocional. Según un estudio realizado en el Reino Unido, una inyección en el pene de prostaglandina E1, una enzima producida por el propio organismo, puede inducir la erección.El trabajo británico señala que un 23% de la población (60 millones), entre 18 y 75 años, la padece de forma esporádica. Para otro 5% es una complicación permanente. Geoff Hackett, especialista del hospital Good Hope, en Sutton (centro de Inglaterra), asegura que muchos casos de impotencia acaban en el diván del psicólogo por falta de un buen diagnóstico. Ahora, sin embargo, puede medirse el flujo de sangre transportado por las arterias con ultrasonidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de febrero de 1995