Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno manifiesta "perplejidad y dolor" por el encarcelamiento de Vera

El Gobierno se muestra perplejo y expresa su dolor por el encarcelamiento del que fuera secretario de Estado de Interior y figura clave de la lucha antiterrorista en los 11 primeros años de gestión socialista. Así lo manifestó ayer el ministro de la Presidencia, Alfredo Pérez Rúbalcaba, en su encuentro con los periodistas al finallizar el Consejo de Ministros. Rubalcaba reveló que se había puesto en contacto con el presidente del Gobierno, Felipe González, de viaje en Centroamérica, y que habían cambiado impresiones sobre la situación de Vera.

Felipe González manifestó desde Managua, casi a la par que Pérez Rubalcaba desde La Moncloa, su solidaridad con Rafael Vera y se mostró esperanzado en que la Justicia le declare inocente, informa . Precisó también que el encarcelamiento del ex secretario de Estado de Seguridad no tendrá por ahora consecuencias políticas. En la puerta del hotel donde se hospeda en la capital nicaraguense, González reiteró que el Ejecutivo no comenta las decisiones judiciales. "El Gobierno mantiene una actitud de absoluto respeto a lo que los jueces declaren", afirmó González.No obstante, el jefe del Ejecutivo expresó una opinión "personal" sobre su ex colaborador. "Vera ha sido un gran servidor del Estado, un secretario de Estado magnífico y, por consiguiente, tiene todo mi afecto y toda mi solidaridad", dijo. "Espero que el procedimiento en curso demuestre hasta qué punto este hombre es un hombre valioso para la seguridad del Estado e inocente de los cargos de que se le acusa". A la pregunta de si se puede sacar alguna consecuencia política de la situación creada por el ingreso de prisión de Vera, González respondió que "toda situación tiene una traducción política pero, de momento, [no hay] nada".

El encuentro habitual que los viernes mantiene el ministro con los periodistas tuvo ayer un carácter insólito. No sólo porque el tema fuera cuasimonográfico, el auto de prisión dictado la noche anterior por el juez Garzón contra Vera, sino por el tono grave del portavoz del Gobierno, y la práctica ausencia de la conversación informal que posteriormente suele mantener con los medios de comunicación. Parecía cómo si Pérez Rubalcaba quisiera vestir de luto su comparecencia.

El titular de Presidencia hizo una breve introducción, adelantándose a las preguntas de los periodistas, en la que destacó la "relevancia" del encarcelamiento de Vera y puso el acento en la presunción de su inocencia. En el resto de su declaración mantuvo una línea similar a la del presidente del Gobierno en Managua, con quien había conversado previamente. Ambos evitaron juicios descalificatorios de la decisión judicial.

Cierta perplejidad

Pero en sus respuestas a los periodistas Pérez Rubalcaba fue más lejos. Aunque no quiso pronunciarse sobre el auto de Garzón, manifestó que "algunas de las cosas que están pasando causan cierta perplejidad". Tampoco ocultó su estado de ánimo y el de sus compañeros de Gabinete. "Personalmente me siento afectado por esta decisión, sin duda. Para mí, y creo que en esto puedo hablar en nombre del Gobierno, se trata de una decisión dolorosa".

El ministro aclaró que el que Vera esté en la cárcel no afecta al Gobierno porque el ex secretario de Estado no pertenecía al mismo. "El señor Vera no es miembro del Gobierno. Lo ha dicho el Gobierno y el Tribunal Supremo en una reciente sentencia, aunque no es menos cierto que su ingreso en prisión sea algo que deje frío al Gobierno en modo alguno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de febrero de 1995

Más información

  • González confía en la inocencia del acusado