Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TREGUA ROTA EN MÉXICO

Gobierno y Ejército llevaban meses preparando el golpe

La orden de detención contra los dirigentes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), entre los que se encuentra el subcomandante Marcos, ha clausurado las negociaciones con la cúpula guerrillera. "¿Qué han hecho? Vietnam", respondía el sábado un ex funcionario gubernamental a este periódico cuando se le inquirió por las razones de la intervención. "Habrá que esperar cinco días", añadió. Un tiempo que coincide con una estrategia militar elaborada desde hace meses para acabar con la guerrilla zapatista, según fuentes cercanas al Gobierno, que la conocen como el plan de los cinco días.

El Ejecutivo, junto con los servicios de espionaje militar, comenzó a estructurar hace tiempo una estrategia para desestabilizar al EZLN y estableció una clara diferencia entre la táctica a utilizar con la presunta cúpula guerrillera, de identidad criolla, y la base indígena del Ejército zapatista.

El discurso del jueves del presidente Ernesto Zedillo ya marcó la distinción entre la amnistía ofrecida a los guerrilleros zapatistas y la orden de detención dictada contra la dirección. Esta operación de cirugía quiere aprovechar posibles escisiones que pudieran existir entre la cúpula criolla y la base indígena, para demostrar. a ésta que "el ataque va dirigido al aparato sobrepuesto a las estructuras originales de la guerrilla".

Para llevar a cabo este plan, el Gobierno mexicano contó con la asesoría de los servicios de espionaje estadounidenses y diversos Gobiernos centroamericanos. Según las fuentes consultadas, antes de que el plan fuera puesto en marcha, dirigentes sandinistas y el propio Fidel Castro advirtieron al presidente Ernesto Zedillo que "no hay seguridad de que puedan acabar con ellos".

El Gobierno lleva meses dedicado a reconstruir el mapa estratégico de las posiciones zapatistas, no sólo en Chiapas. Diferentes casas de seguridad en Oxaca, Guerrero, Tabasco y Michoacán (utilizadas por los guerrilleros como centros de adiestramiento y cuarteles de armas) han sido identificadas y vigiladas "para tener una imagen del conjunto".

Una vez que el Gobierno tuvo dibujado el mapa, estableció prácticamente un cerco sobre los diferentes enclaves guerrilleros, a sabiendas de que "los zapatistas no iban a atacar" por varias razones. El EZLN sabía que está en un momento de baja popularidad y podía aprovechar el tiempo para fortalecerse.

"Ésta era una guerra de desgaste", aseguran diversos funcionarios. "La premisa de Zedillo de que preparaban nuevos actos de violencia' es falsa. Para las fuerzas democráticas, el presidente ha dejado de existir". "Efectivamente triunfaron los halcones ", precisaron las fuentes. Los intelectuales Miguel Á. Granados Chapa y Adolfo Aguilar Zínser utilizan este símil para hablar de las presiones a las que "cedió" Zedillo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de febrero de 1995

Más información

  • La intervención militar pretende acabar en cinco días con la guerrilla