Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP descarta adelantar la moción de censura por el "caso GAL" pero no ante una nueva crisis de la peseta

José María Aznar no espera ninguna sorpresa de la comida que hoy celebrará en un restaurante madrileño con el presidente del Partido Nacionalista Vasco, Xabier Arzalluz, y con el presidente de Unió Democrática de Cataluña, Josep Antoni Duran. El presidente del Partido Popular ni siquiera les ha enviado a estos dos dirigentes nacionalistas una carta, como hizo el miércoles con el líder de IU, Julio Anguita, para reclamar su apoyo a una moción de censura que sería el peldaño previo a convocar unas elecciones generales anticipadas. Sabe que ninguno de los dos piensa en estos momentos en la posibilidad de aceptar esa solución a la crisis. En la propia dirección del PP hay matices ante la postura que se debe adoptar públicamente.El líder popular ha ordenado prudencia a sus colaboradores y no prevé adelantar la presentación de una moción de censura ante nuevas revelaciones del caso GAL por muy contundentes que sean las implicaciones que se le achaquen al Gobierno. Esa es la declaración de intenciones proclamada por Aznar en el comité ejecutivo pero nadie es capaz de asegurar que esa consigna no tenga que ser modificada, ante imprevisibles acontecimientos.

El objetivo del líder popular con esa supuesta moderación es que los ciudadanos perciban que el PP no se aprovecha de la situación generada por las denuncias relacionadas con los GAL y que siempre está "un paso atrás" de lo que manifiestan otros partidos. A otros dirigentes populares, sin embargo, lo que les "pide el cuerpo` en estos momentos es entrar a saco contra el Gobierno poniendo de manifiesto cómo abordaría este asunto el PSOE si al mando del ejecutivo hubiese estado un equipo del PP.

La dirección del PP sí reconoce que podría presentarse en cualquier momento una moción de censura, sin más apoyos políticos que los diputados del PP,. si se produce otra caída de la peseta o una inestabilidad fulgurante de los mercados financieros como la que se precipitó la semana pasada.

La discusión del programa

"En ese momento sí tendríamos ocasión de exponerles a los españoles medidas de choque previstas en nuestro programa verdaderamente relevantes, porque lo que nadie entendería ahora es que provocásemos la moción de censura para ponernos a hablar de las ideas que hay en nuestro programa sobre carreteras, que también las tenemos", explicaron fuentes de la dirección del partido.

Otros miembros del Partido Popular calificaron de "fícticio" el escenario de recuperación económica dibujado estos últimos días por varios ministros y el propio vicepresidente del Gobierno.

Lo que produce verdadero recelo en la dirección del PP es que en un hipotético debate en el Congreso de los Diputados sobre la moción de censura al Gobierno este partido se quedase solo en las votaciones. También que los ciudadanos no entendieran que "ante los múltiples casos candentes de corrupción los partidos políticos dedicasen dos días a enfrentar sus distintas alternativas para paliar la sequía". Fuentes próximas a Aznar manifestaron que el líder popular no tiene ningún miedo a medirse con Felipe González en ese debate "porque ya se le ha ganado claramente en varios, tanto en el Congreso como en televisión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de enero de 1995