Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA: CONVENIO DE BIODIVERSIDAD

Termina la cumbre de Nassau con casi todas las decisiones aplazadas

La primera cumbre del Convenio Mundial sobre Biodiversidad, la primera también de los tratados derivados de la cumbre de Río, terminó ayer con más aplazamientos que logros concretos. A fin de cuentas, lo que se ha acordado en dos semanas de reuniones en Nassau. (Bahamas) es una agenda básica para trabajar los próximos tres años. El Tercer Mundo no ha visto atendidas sus peticiones sobre financiación, bioseguridad y reparto de beneficios de productos biotecnológicos.

Peter Unwin, secretario de Estado de Medio Ambiente del Reino Unido, dijo: "Esta reunión ha tenido más un carácter preparatorio. Se ha hablado poco de biodiversidad y los pocos científicos que han venido se pueden haber sentido desplazados, porque nos hemos centrado en aspectos administrativos".Sin embargo, la mayoría de los 60 discursos aludieron a la urgencia de encontrar soluciones. "El fruto de 3.000 años de evolución está bajo amenaza hoy. Existen indicios de que la humanidad está en vísperas de una nueva ola de extinción masiva de especies", subrayó Elizabeth Dowdeswell, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en la recta final de la reunión con la asistencia de 130 países.

Peter Ravel, director de los jardines botánicos de Misuri (EE UU), ha escrito en el último número de la revista Nuestro planeta, del PNUMA, repartido en Nassau: "Si, como es posible, perdemos dos tercios de todas las especies vivas el próximo siglo, esto será más o menos equivalente a la proporción que desapareció al final del Cretácico, 65 millones de años atrás, uno de los grandes eventos de extinción en la historia de la: Tierra. Tuvieron que transcurrir cinco millones de años hasta que el mundo pudo recuperar su equilibrio después de aquel acontecimiento".

La principal reivindicación española -la sede del convenio, a la que aspiran Madrid, Ginebra y Nairobi- quedó pospuesta para dentro de un año. Lo más que consiguió la delegación española fue establecer unos criterios mínimos para la selección. Además, se admitirán nuevas candidaturas hasta el 31 de marzo de 1995. Suráfrica está considerando presentarse también.

La bioseguridad

Los países del Tercer Mundo no consiguieron arrancar el compromiso de redactar un Protocolo sobre Bioseguridad; temen ser usados como campo de experimentación de organismos vivos modificados genéticamente por el hombre. Lo más que aceptaron los países ricos fue crear un grupo de trabajo que estudie el año que viene "la necesidad y modalidades de un protocolo de este tipo". Ni siquiera se acordó destinar dinero para este capítulo.Chee Yoke Ling, que leyó la declaración final de las organizaciones no gubernamentales, reprochó esta dilación y criticó también que se haya permitido jugar un importante papel en la reunión a algunos países que no han ratificado el convenio. En el punto de mira de las ONG está Estados Unidos, que no ha ratificado el convenio pero ha acudido a Nassau con la delegación más numerosa.

El botánico Santiago Castroviejo, miembro de la delegación española, insistió: "Es un convenio muy político y dudo que se quiera darle auténticos contenidos". Vermon H. Heywood, prestigioso botánico británico, dijo: "Será el tratado más importante hasta el momento sobre la biología en general. Supone que la biodiversidad ya ha entrado en la escena política, cosa impensable hace pocos años. La principal traba sigue siendo el conflicto Norte-Sur, pero creo que los países cada vez se entienden mejor".

Ni sede ni protocolo de bioseguridad ni reparto de beneficios. Los países del Tercer Mundo tampoco consiguieron crear recursos económicos adicionales al Fondo para el Medio Ambiente Mundial, dotado con 2.000 millones de dólares piara los próximos tres años, y que a pesar de haber sido reestructurado la pasada primavera, sigue despertando los recelos de los países del Sur por sus vínculos directos con el Banco Mundial.

Entre las pocas cosas que han quedado claras es que el PNUMA llevará la secretaría con un presupuesto de 610 millones de pesetas para 1995 y 700 millones para 1996.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de diciembre de 1994