Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una bomba de Hezbolá mata a siete milicianos en el sur de Líbano

Siete milicianos que integraban una patrulla del Ejército del Sur de Líbano, que apoya a Israel, murieron ayer al estallar una bomba a su paso en la localidad de Talluseh, en la zona fronteriza ocupada por las tropas israelíes. La guerrilla pro iraní Hezbolá difundió ayer un comunicado en el que se atribuía el ataque, en el que, además, otros siete milicianos resultaron heridos.Por la mañana, un oficial de la milicia del sur del Líbano encargado de un puesto de control y un miliciano resultaron muertos por la explosión de un artefacto cerca del vehículo en el que viajaban. Los otros tres ocupantes del vehículo resultaron heridos.

Por otra parte, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Yasir Arafat, y el ministro israelí de Asuntos Exteriores, Simón Peres, se reunieron ayer para tratar de hacer avanzar la autonomía palestina. Arafat y Peres hablaron de las elecciones en CisJordania y Gaza, las primeras en la historia de Palestina, así como de la redistribución del Ejército israelí en Cisjordania,

Ambos dirigentes insistieron en que los ataque! integristas no harán descarrilar el proceso de paz. El Gobierno israelí reafirmó, después de tres días de debates, su respaldo al acuerdo de paz con la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), aunque todavía no se han precisado las condiciones del futuro despliegue en Cisjordania, que obligará a evacuar varios asentamientos judíos.

El gobernador del Banco de Israel, Yaacov Frenkel, mientras, declaró ayer que la lentitud en la llegada de la ayuda prometida hace un año a los palestinos tiene la culpa del activismo de los rad¡cales islámicos en Gaza y en los territorios ocupados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de diciembre de 1994