Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Hasta luego, Jacques, seguiremos contando contigo"

Más que un adió sfue un hasta luego. Los líderes socialistas europeos dieron ayer un homenaje de despedida a su correligionario, Jacques Delors, que el próximo mes cesará como, presidente de la Comisión Europea, un cargo que ha ejercido durante 10 años, pero todos ellos expresaron su deseo de poder seguir contando con él para construir Europa.

Todos, Rudolf Scharping, el alemán recién elegido presidente del Partido de los Socialistas Europeos; el presidente español, Felipe González, y Henri Emmanuelli, jefe provisional de los socialistas franceses, le invitaron así en términos velados a ser candidato a la presidencia de la República francesa. El presidente del Ejecutivo comunitario, al que los sondeos electorales dan como vencedor de los comicios de mayo, asegura haber tomado una decisión sobre su porvenir político, y sentirse "bien y tranquilo", pero sigue sin desvelarla.

"Te debemos mucho" concluyó Scharping sus palabras de elogio a Delors, "y esperamos que no pierdas el contacto con Europa, que no te perdamos'?. Después, en los pasillos, reconoció que la presentación de su candidatura es "un deseo que llevamos todos en el corazón pero no lo decimos abiertamente porque es una decisión personal suya".

González fue el más locuaz y, probablemente, también el que más ensalzó a un Delors que la víspera había acusado a España de tomar rehenes en la Unión Europea (UE) para satisfacer sus revindicaciones pesqueras. Nada rencoroso, el jefe del Gobierno español, llegó a decir que lo que define la labor de Delors "es que le ha puesto un alma a la construcción europea". Alabó a renglón seguido en él esa mezcla que se da "raras veces" entre los políticos, consistente en combinar. "las ideas y la acción", y aseguró, por último, que en la Comisión Europea habrá "un antes y un después" de su paso por la institución. "Hasta luego, Jacques, seguiremos contando contigo", terminó.

La ceremonia concluyó con la entrega por Scharping a Delors de un libro "del que sólo existe un ejemplar". En él, cada uno de los principales líderes socialistas europeos ha escrito de su puño y letra una página de agradecimiento al presidente de la Comisión por su labor. Delors se confesó "emocionado y alegre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de diciembre de 1994