70 'balseros' cubanos llegan a Madrid

España se convierte en el primer país que acoge refugiados de Panamá y Guantánamo

El gran sueño de los balseros cubanos es alcanzar Miami. Ante la imposibilidad de realizarlo, España es su segunda elección. Y de aquí, a Miami. "España es el trampolín para Estados Unidos. Nuestra experiencia señala que la mayoría de los cubanos intentan ir a EE UU desde España. No sé si será el caso de este grupo", señala Gloria Bodelón, subdirectora general de Asilo del Ministerio de Justicia e Interior. Bodelón encabeza el grupo de cinco funcionarios españoles, que daban ayer los últimos toques en Panamá al traslado, hoy, a España de 70 balseros cubanos.Hubo 420 solicitudes para exiliarse en España entre los refugiados instalados en las bases estadounidenses del Comando Sur en Panamá y de Guantánamo, en Cuba. Muchos cambiaron de opinión al enterarse de que, una vez en España, el camino a Miami es casi intransitable. Los funcionarios españoles ultimaban ayer las entrevistas con los candidatos al exilio para determinar si serán 69 o 71 personas las que abordasen la pasada madrugada (hora local) el charter de Hispanair hacia Madrid y la incertidumbre.

El Gobierno español, el primero en acoger a un grupo de balseros entre los más de 8.000 que aguardan un futuro mejor tan sólo en Panamá, no tendrá compromiso con los exiliados una vez residan en la Península. La mayoría tendrá derecho a adquirir el permiso de residencia gracias a la mediación de sus familiares en el Viejo Continente, a los que, en algunos casos, llevan décadas sin ver.

"Tan sólo 46 personas gozarán de asistencia estatal completa durante seis meses", explica Bodelón. Vivirán en alojamientos comunes en Madrid, Sevilla y Valencia. El cupo era de 50. Sin embargo, algunos solicitantes instalados en la base de Guantánamo tuvieron problemas para llegar a Panamá.

El anhelado mundo libre se convirtió para miles de cubanos en una vida encerrada en los campos de refugiados de Guantánamo y Panamá. Ni siquiera han tenido la oportunidad de asomarse al paraíso del consumismo panameño, anunciado en los hoteles como el mayor atractivo turístico.

Los funcionarios españoles siguieron cinco criterios para determinar quiénes de los 75 candidatos preseleccionados, entrevistados bajo un calor sofocante en los hangares de la base estadounidense, sería calificado para el viaje: familiares en España, candidatos a refugiados políticos, jóvenes y mujeres solas, familias completas y profesionales que encajen en el mercado laboral español. Serán muy pocos los que obtengan asilo político en toda regla.

Tan sólo un médico, que hoy iniciará una nueva vida en España, dispone de todos los papeles que documentan su identidad y preparación profesional. "La mayoría está sin papeles", precisa Bodelón. Algunos se arrojaron a la peligrosísima travesía marítima con tan sólo una tarjeta de identidad que mojada resulta inservible. Los exiliados que hoy llegan a España, donde a Cruz Roja les acogerá con sus primeros abrigos para el frío europeo, tienen entre 18 y 40 años: hay obreros, técnicos y unos cuantos profesionales.

Antropólogas, trabajadoras sociales y un policía de extranjería emplearon sofisticadas técnicas de entrevista para garantizar que no se colaran delincuentes comunes. Bodelón cree que Sus cubanos saldrán adelante: "Es gente emprendedora". Sin embargo, pocos saben que España tiene uno de los porcentajes de paro más altos en la Unión Europea.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción