Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PREMIOS PRÍNCIPE DE ASTURIAS

Clásicos, maestros, altruistas y discretos

Al escritor mexicano Carlos Fuentes (premio de las Letras) el Príncipe Felipe lo calificó de "maestro e inventor de caminos, cosmopolita, testimonial y lírico". "Considerado ya un clásico", agregó, "su obra es una de las más innovadoras y deslumbrantes de nuestro tiempo".De Aurelio Menéndez (premio de Ciencias Sociales), el Príncipe destacó su condición de "maestro del derecho", que ha hecho posible "el progreso y la renovación de esta disciplina", y cuya obra "tiene como norte la defensa de los derechos humanos".

Al investigador colombiano Manuel Patarroyo (premio de Investigación Científica y Técnica), "creador de una vacuna sintética que está revolucionando la lucha contra la malaria", don Felipe lo definió como "un modelo de entrega desinteresada y generosa a la humanidad".

Patarroyo declaró en Oviedo que su descubrimiento "deja abierto un camino inmensamente grande para la obtención de otras vacunas químicas" y anunció que tiene adelantados los trabajos para la obtención de otras fórmulas sintéticas para la tuberculosis y la hepatitis, cuyos resultados hasta ahora "son favorables". El próximo año, avanzó, se abordará un plan masivo de vacunación con su antídoto contra la malaria en Tanzania y en la costa latinoamericana del Pacífico. Y alertó del peligro de que rebroten en el mundo desarrollado enfermedades que se dan por erradicadas. Patarroyo repitió lo dicho el día anterior en Barcelona: que le resultan incomprensibles las trabas burocráticas de su donación de la patente de la vacuna a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La pianista Alicia de Larrocha (premio de las Artes) fue propuesta por el Príncipe como paradigma "de artista consagrada al servicio de su arte, a la cultura y a la espiritualidad humanas maestra indiscutida" y cuya vida "es tan discreta como universal es su fama de pianista".

También elogió don Felipe a la tenista checa, nacionalizada estadounidense, Martina Navratilova (premio de los Deportes) de la que destacó su "tenacidad, carisma, fuerte personalidad y altruismo". Un encuentro que debía disputar ayer en Polonia le impidió estar presente en Oviedo. En su lugar, recogió su premio Enrique García Gutiérrez, de 12 años, uno de los niños acogidos por la organización Mensajeros de la Paz, a la que la deportista hizo donación del premio, dotado con cinco millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de noviembre de 1994