Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓN

Más de 100.000 estudiantes protestan contra la reforma de la enseñanza en Italia

Los institutos y universidades de Italia están en agitación desde hace semanas. Los motivos básicos del malestar son la subida de las tasas y una serie de reformas de la enseñanza media, entre las que destacan la supresión de los exámenes de septiembre. La protesta se tradujo ayer en manifestaciones en casi todas las ciudades del país, con una afluencia global que, sin duda, superó ampliamente las 100.000 personas.El grueso de los manifestantes fueron alumnos de las enseñanzas medias. En general, los universitarios cerraron las marchas y sus intervenciones en los actos fueron secundarias. Sin embargo, el malestar es también grande en la enseñanza superior, y prueba de ello es que la inauguración del año académico del Politécnico , de Milán, prevista para ayer con la participación del primer ministro, Silvio Berlusconi, hubo de ser aplazada 'sine díe', hasta que las circunstancias garanticen que . se pueda celebrar de modo pacífico.

Como ocurrió el pasado domingo en la manifestación que congregó en Roma a más de un millón de trabajadores, Berlusconi fue el centro de las consignas agresivas que los estudiantes corearon ayer. El primer ministro ha comentado que se le rompe el corazón cada vez que llega a casa y encuentra a sus hijos pequeños llorando, por los insultos que le llueven cada día.

'Cheque' educativo

Berlusconi promueve una reforma de la enseñanza publica de corte liberista y promete la paridad de acceso al sistema privado. En campaña electoral manejó la posibilidad de dar un cheque a cada familia, como pensó Margaret Thatcher en su día, para que lo gaste como quiere, en un centro público o privado. Ese proyecto contribuyó decisivamente a que el curso actual se abriera bajo el signo de la revuelta.De momento, la escuela sufre, principalmente, los rigores presupuestarios que afectan a todos los sectores, por la necesidad de reducir la enorme deuda pública italiana, que supera el 110% del PIB. Los presupuestos para 1995 prevén aumentos muy modestos del gasto, que en el caso de la universidad, con cerca de un millón y medio de estudiantes, se limitará a 150.000 millones de liras en los próximos tres años. El Gobierno también se propone recortar considerablemente el gasto en investigación.

Los estudiantes piden, en cambio, más fondos y mayor autonomía para los centros. Por su rechazo de la ley de presupuestos, coinciden con las protestas sindicales. Francesco D'Onofrio, ministro de Educación, manifestó ayer que confía en que la protesta pierda tono, cuando las cuentas del próximo año haya sido aprobadas y decaiga la campaña política en torno al tema.

Los estudiantes tienen ocupados, en régimen de "autogestión, más de 150 centros en toda Italia. Hoy decidirán en Roma si continúan las protestas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de noviembre de 1994