La Feria de Francfort se abre con un homenaje a Popper

ENVIADA ESPECIAL"Considero que mi libro será en Europa, y quizá en todo el mundo, el más importante logro cultural", dijo en 1982 el filósofo Karl Popper, recientemente fallecido. Con estas palabras el ministro alemán de Economía, Günter Rexrodt, inauguró ayer la 46ª edición de la Feria Interna cional del Libro de Francfort. "Nuestra búsqueda de la verdad objetiva está amenazada por nuestra esperanza de que ya la hemos encontrado", volvió a citar a Popper. No hay que olvidar estas palabras, afirmó Rexrodt: "Debemos permanecer abiertos a lo nuevo, a lo diferente, a las nuevas soluciones y a las nuevas preguntas".

"En Europa hay hoy 100.000 personas que trabajan en 18.000 empresas de la edición y 100.000 librerías que ofrecen anualmente 300.000 títulos a 370 millones de consumidores". Y añadió: "El libro sigue estando en el corazón de la cultura europea".

Tanto Rexrodt como el director de la Feria del Libro de Francfort, Peter Weidhaas, afirmaron que hay numerosos síntomas de que la recesión en el mundo editorial también ha acabado. "Estoy seguro", dijo el ministro, "de que la industria editorial se beneficiará también de la recuperación económica. Esperamos crecer un 2,5% este año y un 3% en l995".

"El incremento de participación este año en la feria [casi 170 editores más que en 1993] parece indicar que cierto optimismo vuelve a la industria editorial. Después del hundimiento económico de principios de los 90, el fin de la recesión comienza a mostrarse en los más importantes mercados de libros del mundo. Esto se confirma asimismo por las consolidadas cifras de editores de países como Francia, España e Italia, que sufrieron fuertes pérdidas en los últimos años".

El escritor y presidente de la Academia Brasileña de las Letras, Josué de Souza Montello, que intervino en la apertura en representación de los escritores brasileños, hizo un análisis de la literatura de su país, a quien este año está dedicada la feria. "Estamos aquí para descubrirnos y comprendernos mutuamente, conscientes de que la literatura es una razón suplementaria para acercarse y asociarse".

A última hora de la tarde de ayer fue inaugurado el pabellón brasileño, proyecto del arquitecto Bernardo Figueiredo. Ha costado 3,5 millones de dólares, aportados al 50% por la Cámara Brasileña del Libro y patrocinadores privados y el Gobierno de Brasil. Los responsables del pabellón negaron que tuvieran problemas económicos y afirmaron que la ausencia de escritores como Jorge Amado o Joáo Cabral de Melo se debe exclusivamente a problemas de salud. Más de 100 editores brasileños están en Francfort y han viajado también 67 escritores, entre ellos Chico Buarque, Darcy Ribeiro, Ignacio de Loyola Brandao y Joáo Ubaldo Ribeiro.

La inauguración de la feria no podía finalizar sin los inevitables libros electrónicos. El ministro alemán de Economía afirmó que en el año 2000 la producción de libros en papel sólo alcanzará el 80% y que el 20% restante serán publicados en soporte electrónico. Alemania y la Unión Europea no pueden perder esta carrera, concluyó.

"Los libreros y. editores alemanes estamos luchando para que se reconozca a los libros electrónicos como auténticos libros y que tengan el mismo precio fijo e IVA reducido que los clásicos", afirmó Gerhard Kurtze, presidente de la Asociación de Libreros y Editores Alemanes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 04 de octubre de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50