Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimisiones en el patronato del Reina Sofía por las últimas decisiones de Carmen Alborch

Lladó, Marchán, Satrústegui y Solà-Morales piden una dirección independiente

El presidente del Real Patronato del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, José Lladó; el vicepresidente, Simón Marchán, y los vocales por dessignación de Cultura, Miguel Satrústegui e Ignasi de Solá- Morales, dimitieron ayer de sus cargos en una carta enviada a la ministra de Cultura, Carmen Alborch. Los firmantes atribuyen sus dimisiones a las "últimas decisiones" tomadas por la ministra, aludiendo a la destitución de la directora del museo, Ma ría Corral, y el nombramiento del nuevo director, José Guirao, que esta tarde toma posesión del cargo; el subdirector, Miguel Zugaza, y la comisión asesora formada por Julián Gállego, Ángel González, Gloria Moure y Vicente Todolí.

"Me siento tranquila y serena, por supuesto, porque ésa es la forma de afrontar los problemas que surgen cada día. Estos asuntos ocurren porque, afortunadamente, el mundo de la cultura está muy vivo y es muy dinámico. Pero hoy estamos aquí para disfrutar de Tàpies. De lo otro hablaremos otro día". Así respondió la ministra Carmen Alborch, mientras asistía a la inauguración de la exposición de Antoni Tàpies en París, a las dimisiones, informa Enric González. Guirao dijo ayer que respetaba la decisión, "al ser un acto de voluntad".José Lladó, Simon Marchán y Miguel Satrústegui se reunieron ayer en Madrid, en contacto telefónico con Ignasi de Solà-Morales desde Barcelona, para analizar la crisis del Reina Sofía. "Ante tus últimas decisiones, hemos considerado necesario presentarte nuestra dimisión como miembros del patronato", comienza la carta enviada ayer a la ministra de cultura. "Pensamos que te resultará conveniente iniciar lo que llamas una 'nueva etapa' con todos los órganos de gobierno del museo integrados por personas nombradas por ti y de tu total confianza".

El quinto vocal por designación del ministro de Cultura, Kosme María de Barañano, no pudo ser localizado ayer, de viaje por Suecia. Julián Trincado, presidente de la Asociación de Amigos del Reina Sofía, se ha adherido a la carta y hoy formalizará su dimisión con la junta de la entidad, que agrupa a 800 socios y a un centenar de empresas. Los otros vocales natos del patronato son el director y subdirector del museo y los directores de los museos estatales y del Centro Nacional de Exposiciones. El actual patronato termina sus funciones el 25 de diciembre y son cargos sin retribución económica.

"Te ponemos estas líneas con un poco de pena, porque siempre se tiene apego a lo que se hace con ilusión y desinterés". En la carta recuerdan los seis años del patronato, formado tras la llamada de Javier Solana y la continuidad de Semprún y Solé Tura, "con la confianza y el apoyo pleno". "Los tres buscaron para el museo autonomía de gestión cultural y, al dárnosla, renunciaron a cualquier posible instrumentalización política o personal y al halago del mercado".

También se refieren a la colaboración de los directores del museo, Tomás Llorens y María Corral, "que llegaron ya cargados de experiencia y de prestigio nacional e internacional". Se refieren a la labor desarrollada en las 70 reuniones plenarias y al centenar de exposiciones "de reconocida calidad internacional, con la participación de muchísimos artistas españoles, que han logrado el nivel de presencia internacional que se merecen". Afirman que hay aún ausencias de corrientes y artistas nacionales y extranjeros, que han de ir incorporándose al museo".

Para"la "nueva etapa" que anuncia Carmen Alborch, los firmantes dicen que hubiese sido mejor para el museo "dotarle de un estatuto de autonomía más amplio, como el de los grandes museos en el mundo, que les aleja así de los vaivenes e instrumentalizaciones políticas y de las presiones del día a día de un mundo cargado de intereses, y contando, lógicamente, con una dirección independiente, fuerte y prestigiada".

La carta refleja, según fuentes de los firmantes, que "todo el proceso ha sido como una broma", con un control absoluto por parte de la ministra de la gestión del Reina Sofía y sin contar en ningún momento con el patronato. Califican de grave para los museos esta politización y la ausencia de autonomía en los órganos rectores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 1994