Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INTERVENCIÓN EN EL CARIBE

La ONU se niega a suavizar las sanciones con Cédras en el poder

En una decisión que altera el deseo del Gobierno norteamericano de que el embargo de Haití se levante cuanto antes, la representante de EE UU en la ONU, Madeleine Albright, anunció ayer que el Consejo de Seguridad no suavizará las sanciones, por lo menos hasta que el presidente Jean Bertrand Aristide regrese al poder.Albright, que se reunió con el secretario general de la ONU, Butros Butros-Gali, y una delegación de altos funcionarios de los Departamentos de Estado y Defensa norteamericanos, señaló que la decisión de no levantar el embargo es provisional y que será revisada cuando el presidente Aristide tome posesión de su cargo. "Lo que hemos decidido hacer por ahora es no pedir una suspensión de las sanciones", dijo la embajadora. Sin embargo, reiteró que su Gobierno seguirá "trabajando por el levantamiento de las sanciones".

La decisión del Consejo de Seguridad se produce tres días después de que el ex presidente Jimmy Carter llegase a un acuerdo con la junta militar haitiana que exigía poner fin al embargo económico y a las sanciones "sin el menor retraso". El documento incluía una clausula que unía el resultado final a la resolución del Consejo de Seguridad.

Además, el Senado norteamericano tenía previsto debatir ayer una resolución que respalda el levantarniento sin retraso de las sanciones económicas impuestas según la decisión de la ONU".

La resolución del Consejo de Seguridad se suma al clima de confusión reinante en la ONU desde que Dante Caputo presentó su dimisión el lunes como enviado especial para Haití. Caputo, que fue el arquitecto del acuerdo de la Isla del Gobernador de 1993, dijo, en una carta a ButrosGali, que su dimisión era la consecuencia de lo que él consideraba un cambio radical del Gobierno norteamericano en su política sobre Haití.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de septiembre de 1994