Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Miles de bañistas siguen llenando en verano las playas contaminadas de la costa española

Muchos de los 49 puntos negros no cuentan con señalización alguna

Son puntos negros. Playas donde el informe de la UE de este año desaconseja el baño a partir de las muestras de agua recogidas en 1993. Pero a la gente le da casi igual. Se bañan porque hay arena y mar, y punto. En total, 49 playas en España. En algunos casos, como Galicia, ninguna señal advierte del mal estado. En otros, como Cataluña y País Vasco, hay grandes carteles, pero da lo mismo.

MÁS INFORMACIÓN

Quienes pasan el agosto en Galicia pillaron con ganas la playa el jueves, después de dos días de aguaceros. Había gente en todas partes, incluidos los puntos negros de la costa. De las 23 playas del municipio de Sarixenxo, sólo la de Nanín figura como no apta para el baño. Sin embargo, el jueves, unas 50 personas, sobre todo niños, se refrescaban en ella. Al preguntar si ahí se puede bañar, uno llega a sentirse ridículamente remilgado. Un paisano anciano de la zona, vestido de pies a cabeza, ríe y hace grandes aspavientos con los brazos: "¡Sí, 'hombre sí; ahí se puede bañar usted bien tranquilo! No tenga miedo, no. Una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace". Tres señoras que toman el sol contestan: "Pues nosotras no hemos oído nada de que esté contaminada. Y aquí nos bañamos todos y de momento no nos pasó nada".

Falta de depuradoras

El alcalde de Sarixenxo, José Luis Rodríguez, del PSOE, explica: "Sí, Nanín ya lleva así muchos años. Es una playa en la que vamos a tratar de eliminar los vertidos". Sanxenxo, uno de los epicentros turísticos de las Rías Bajas, no tiene depuradora de aguas residuales. Es el gran problema de la costa: la falta de depuradoras, que unida a la desembocadura de ríos muy contaminados, ennegrecen el litoral. "Pero Nanín está señalizada para que la gente no se bañe. O al menos ésa es la orden que dimos", explica el alcalde.Pues, si dio la orden, nadie le hizo caso. De nada se advierte. Tampoco en la oficina de turismo que la Xunta tiene en Sanxenxo desaconsejan la playa.Ni en la playa de Lourido (Poio), en primera línea de la fétida celulosa de Pontevedra, hay carteles. A tono todo con el desastre general de señalización de esta comunidad autónoma.

Ningún cartel en Boiro. Aunque dos veraneantes del pueblo ya están al tanto: "Sí se bañan, pero está muy contaminada. Es una playa muy cerrada. Además, desemboca un río que trae aquí todos los desechos. Es mejor que se vaya a otra que hay más adelante".

Ni la bandera roja ondeando al viento ni los carteles, algunos de ellos en seis idiomas, evitan que los bañistas se sumerjan en las aguas contaminadas de algunas playas de Guipúzcoa y de. Vizcaya. A media mañana del miércoles, unas 200 personas tenían sumergidos sus cuerpos en la zona de la playa de Zarautz donde los análisis del agua se indican que no es recomendable el bañó. Un cartel de grandes dimensiones anuncia a todo aquel que pisa la arena que las aguas de esa zona se encuentran contaminadas y que el baño está pro" hibido. A la gente le da igual, a 10 metros del cartel una pareja de catalanes se seca al sol después de haberse zambullido en el mar. "No habíamos visto el cartel, pero tampoco nos importa mucho. En Cataluña, la mayoría de las playas están contaminadas y mucho peor que la de Zarautz. No creo que pase nada", dicen.

"Por razones de sanidad, aconsejamos no bañarse en esta playa". Un cartel firmado por el Ayuntamiento de El Prat de Llobregat y la ausencia sistemática, de bandera verde como consecuencia de la contaminación ilustran algo que para los habitantes de la zona es una norma: en la playa de El Prat ' localidad colindante con Barcelona de 65.276 habitantes, no es bueno bañarse.

La playa del Prat de Llobregat, contrariamente a lo que podría esperarse de un punto negro endémico, es bonita, larga, amplia y de arena blanca. Además, cuenta con todo tipo de servicios: un puesto de vigilancia de la Cruz Roja, duchas, papeleras y aparcamiento. Pero un desagradable olor en la orilla la delata. A pesar de la contaminación, los habitantes de la comarca, barcelonesa del Baix Llobregat acuden a esta playa, que se llena los fines de semana.. "En El Prat todo el mundo sabe que esta playa está. mal", explica Conchita, de 57 años. "Pero lo que no entendemos es por que se da tanto bombo a la contaminación de esta playa y no se dice nada, por ejemplo, de Castelldefels, que está a la vuelta de la esquina. ¿Tanta diferencia hay?".

Una pareja de jubilados de L'Hospitalet remoja sus pies en la orilla mientras observan las evoluciones de su nieto, un niño de unos seis años, en el agua:, "¿Qué está contaminada? ¿Quién lo dice? Venimos y nos bañamos cuando nos parece. De lo que digan los periódicos no me creo nada Es todo mentira"

Información elaborada por Rafael Ruiz, Aurora Intxausti y Montse Martínez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de agosto de 1994