Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TEMPESTAD POLÍTICA EN ITALIA

La Audiencia de Roma rechaza la demanda de detención de Craxi

Adele Rando, juez de instrucción de la Audiencia de Roma, rechazó ayer la petición de detener al ex líder socialista Bettino Craxi, que el fiscal Riccardo Misiani solicitó el 4 de julio en el contexto del proceso por comisiones pagadas en relación con las obras de construcción del metro de la capital. La juez impone, sin embargo, a Craxi la obligación de no abandonar Italia. Pero éste vive desde hace dos meses en su residencia de Hamamet (Túnez), donde respondió negativamente a una petición previa cursada por los magistrados de Milán de que entregara su pasaporte. Craxi afirmó, en un primer momento, que le resultaba imprescindible viajar por razones de trabajo. Luego, presentó certificados médicos en los que se afirma que su estado, de salud es delicado, porque tiene molestias derivadas de un infarto que sufrió sin darse cuenta hace un ano, y porque la diabetes crónica que padece se ha agravado y le ha causado problemas en una pierna.Antonio Di Pietro, el magistrado más conocido de los que se ocupan de la investigación Manos Limpias, afirmó, en la reciente vista preliminar del proceso por las comisiones con motivo de la disolución de la sociedad Enimont, que lo que tiene Craxi en el pie es "un forunculazo" que no le impide caminar. El ex líder socialista fue declarado, en consecuencia, rebelde, al igual que en el proceso por la quiebra del Banco Ambrosiano, donde se le piden 11 años de cárcel.

"Craxi ha huido y ha manifestado la intención de no volver. Si estuviéramos ante un pequeño traficante de heroína buscado por la justicia, ninguno dudaría de la oportunidad de emitir lo que se llamaba un mandato de captura", razonó el fiscal Misiani, al pedir la detención preventiva. Craxi acaba de ser procesado formalmente por su presunta implicación en la comisiones ilegales para la Democracia Cristiana (DC) y para su partido generadas en torno a Intermetro, el ente que gestiona la construcción del Metro romano, y la vista del caso ha quedado fijada para marzo.

Extradición

Si la respuesta de la juez a la petición fiscal hubiera sido positiva, se habría cursado orden de búsqueda y el Gobierno habría tenido que iniciar, antes o después, la gestión de la petición de extradición correspondiente, un paso cuyo resultado no es claro, dado el tratado que rige al respecto entre Italia y Túnez. Queda la posibilidad de que la juez Adela Rando tome medidas más severas, si se convence de que Craxi no tiene intención de regresar a su país para ser juzgado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de julio de 1994