Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No hay billetes para Woodstock 94

25 años después, el mítico festival de rock se convierte en un acontecimiento comercial

La mitad de las entradas para Woodstock 94, nada menos que 100.000, están ya vendidas desde el día en que se pusieron a la venta, hace una semana. Lo que se anuncia como el mayor festival de rock de la historia es ya un acontecimiento comercial destinado a superar con creces la recaudación del mítico recital de 1969, un desastre financiero que, sin embargo, se convirtió en el escenario más identificable de la generación del flower power. Los mismos organizadores de ese evento, apoyados ahora por la multinacional PolyGram, presentan los próximos 13 y 14 de agosto un cartel que incluye, entre otros muchos, a nombres míticos como Bob Dylan, Aerosmith, Santana y Peter Gabriel.

MÁS INFORMACIÓN

El nombre de Dylan protagonizó el pasado 13 de junio el anuncio del alineamiento pro visional de grupos que actuarán en una granja en Saugerties, un pueblo cercano a la lo calización del Woodstock original, en el Estado de Nueva York.Las 100.000 entradas que se vendieron el primer día a 135 dólares (unas 18.000 pesetas) cada una responden a la expectación sin precedentes ante la ocasión de ver en un mismo festival a muchos de los grupos de los noventa junto a los héroes del verano de paz y amor de 1969 que les enseñaron a tocar la guitarra. Además de los anteriormente citados, tocarán en Woodstock: Alice in Chains, The Allman Brothers Band, Arrested Development, Johnny Cash, Jimmy Cliff junto a un grupo que incluye a Rita Mar ley y Shabba Ranks, Joe Cocker, The Cranberries, Crosby Stills and Nash, Cypress Hill, Melissa Etheridge, Green Day, Metallica, The Neville Brot hers, Nine Inch Nails, Porno for Pyros, Red Hot Chili Peppers, Rollins Band y Spin Doctors. Hasta el 13 de agosto, en que dará comienzo el festival de dos días, se seguirán anuncian do bandas y todo tipo de celebridades del mundo del espec táculo.

"Por el dinero de la entrada puedes aparcar, te lleva un autobús, entras al concierto, pones la tienda de campaña y además habrá buen rock and roll", explicó John Roberts, uno de los organizadores. "De modo que te sale por unos cinco dólares por grupo". Roberts montó el desmadre de 1969 junto a Michael Lang y Joel Rosenman cuando los tres tenían 24 años

Recuerdos de por vida

John Scher, representante de PolyGram, dijo hace unos días que "es el momento perfecto para Woodstock 94. Este evento generará unos recuerdos para toda la vida y será un digno sucesor de su famoso predecesor". Woodstock 69, donde se presentaron nueve grupos más que en la edición de este año, pasó a la historia sobre todo por las actuaciones de Ravi Shankar, Joan Baez, Janis Joplin y Jimi Hendrix. Su ausencia en el concierto del próximo agosto quedará quizá compensada por la sola presencia de Bob Dylan, que, aunque no actuó en 1969, es la figura más identificable de esa generación. Sin embargo, alrededor de Woodstock 94 no faltarán las referencias a grandes ausentes como el grupo REM o Pearl Jam, que no llegaron a un acuerdo con la organización, así como los ya desaparecidos Nirvana.A diferencia del original, Woodstock 94 se presenta rodeado de una estrategia de se guridad y comunicaciones con la que se intenta evitar que se cuelen la mitad de los asistentes y que se colapsen las autopistas del Estado de Nueva York en 50 kilómetros a la redonda, como ocurrió hace 25 años.

Al concierto no se podrá acceder en coche, y un servicio de autobuses comunicará la explanada del festival con los distintos aparcamientos que rodean la zona. También habrá salidas en autobús desde 30 ciudades de la Costa Este. Es prácticamente imposible obtener las entradas si no es por teléfono y con tarjeta de crédito, y los tiques se venden de cuatro en cuatro para fomentar que los asistentes recurran al transporte público o al menos viajen en coche en grupo.

El festival estará acompañado de diversas muestras relacionadas con la conservación del medio ambiente y de un programa que, bajo el nombre de Familia de Woodstock, facilitará consejos profesionales acerca de problemas de familia o adicción a las drogas.

Para calentar motores, hace unas semanas se reestrenó en Nueva York y Los Ángeles una copia restaurada del documental de cuatro horas que filmó en Woodstock 69 el director Michael Wadleigh. El filme, que fue editado por el cineasta Martin Scorsese, obtuvo el Oscar al mejor documental en 1970. La reunión de este año también estará acompañada de un programa especial para televisión y, en noviembre, de la aparición de un disco en directo.

Además, otro promotor ha anunciado un festival conmemorativo paralelo a 80 kilómetros de Saugerties al que se espera que acudan 80.000 personas para presenciar las actuaciones de viejas glorias de la música folk, como Richie Havens o Tom Paxton.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de julio de 1994