Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francis HaskeIl lee la historia a través de la las artes visuales

El historiador de arte británico Francis Haskell, de 66 años, pretende que su nuevo libro, La historia y sus imágenes (Alianza Editorial), llegue a provocar a los investigadores y a los lectores con su estudio de las artes visuales como forma de interpretación del pasado. "Estoy más interesado en las ideas que en las teorías", declaró a su llegada a Madrid. Ayer intervino en el curso sobre el Museo del Prado en El Escorial, sobre el "traslado de imágenes" de unos retratos de Carlos I comprados por Felipe IV que fueron depositados en el Prado, y por la tarde presentó en el mismo lugar su libro, junto con Felipe Garín y José Manuel Pita Andrade.Durante ocho años, Haskell ha combinado sus clases de arte francés del siglo XIX en la Universidad de Oxford con el estudio sobre las imágenes y las palabras, las fuentes visuales como prueba histórica. En sus libros anteriores, Patronos y pintores. Arte y sociedad en la Italia del barroco (1984), Pasado y presente en el arte y en el gusto (1990) y El gusto y el arte de la antigüedad (1989), también se había detenido en el pasado.

"Estoy al margen de una historia del arte excesivamente teórica. Las ideas son más complejas, mientras que las teorías son como una prisión. En mis estudios siempre he tenido en cuenta el arte de la antigüedad. Surgió ya con el primer libro que leí, hace 50 años, sobre Velázquez. Una Visita casual a Versalles me inclinó hacia el estudio de las copias romanas, al existir equívocos y despistes por parte de arqueólogos", señala Haskell.

En La historia y sus imágenes, Haskell entrevista a los críticos que han aportado estudios de la imagen, desde Petrarca a Huizinga (El otoño de la Edad Media), junto a otros nombres como Burckhardt, Michelet, Ruskin y Lenoir.

"Ahora tenemos la idea del pasado a través de las imágenes, pero en el siglo pasado no se pensaba en términos de imagen, sino de testimonios escritos. Me planteo que el pasado es mucho más complejo de lo que se piensa. Trato de unir las dos corrientes de los que se muestran favorables y contrarios al predominio de la imagen sobre el texto. Respeto a las figuras que estudio en el libro, aunque a veces no estoy de acuerdo con sus planteamientos, pero dejo que hablen los propios autores", dice Haskell.

Haskell lee los cuadros a partir de una primera impresión, pero a continuación sigue las pistas de la "información complementaria". En su trabajo posterior intenta unir los aspectos estéticos, artísticos e históricos. Aunque trate la pintura figurativa, cree que en el próximo siglo "se podrá distinguir con más claridad los distintos tipos de abstracción, de Tàpies o Mondrian, pero seguirá siendo difícil y complicado, como el arte antiguo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de julio de 1994