Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis de los refugiados acelera el debate en EE UU para intervenir en Haití

La huida masiva de haitianos del régimen militar que gobierna en su país ha acelerado e intensificado las discusiones en la Administración del presidente Bill Clinton sobre una posible intervención armada norteamericana en Haití. Una acción militar no es inminente, pero funcionarios de la Administración reconocen que la crisis de los refugiados ha afectado la estrategia mantenida hasta ahora de apretar gradualmente el cerco de las sanciones para provocar un retorno a la democracia sin necesidad de una intervención militar.

El éxodo haitiano ha aumentado de un centenar a 1.000 personas diarias desde el pasado 16 de junio, cuando EE UU modificó su política de enviar automáticamente Haití a los refugiados por la de revisar la situación de cada uno de ellos para concederles o denegarles el visado.En las últimas dos semanas han sido recogidos en el mar más de 5.000 haitianos. De continuar este ritmo no habrá lugar paRa ellos en el campo de refugiados reaabierto en la base norteamericana de GuantánaMo (Cuba). También quedarán abarrotados para finales de julio los centros de acogida adicionales de las islas británicas de Turcos y Caicos, al norte de Haití.

La Administración de Clinton confÍa en que la oleada de refugiados disminuya, pero en cualquier caso la represión ejercida por el régimen militar sobre la población civil no ha disminuido y, por tanto, no hay indicios de que el éxodo se detenga.

Aunque los operativos militares se mantienen, la intervención militar no parece próxima. Fuentes militares indicaron que el Comando del Atlántico no ha constituido todavía ningún equipo de crisis en su centro de operaciones, lo que significa que todavía no ha hecho preparativos para seguir los acontecimientos las 24 horas del día.

Una fuerza conjunta

El Comando tiene también que establecer todavía una fuerza conjunta de intervención. Las dos fuerzas actuales (la JTF-160 para tratar con el flujo de refugiados, y la JTF-120 para Imponer el embargo) no estarían a cargo de las operaciones militares en tierra. Los planes militares se pusieron en marcha antes de la crisis de los refugiados. El pasado 4 de junio, el Comando dio instrucciones a más de una docena de unidades militares y mandos para "ejecutar lo planeado en preparación de una posible operación militar en Haití".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de julio de 1994