Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los primeros soldados franceses entran en Ruanda

Las fuerzas francesas que intervienen en la Operación Turquesa entraron a primera hora de la tarde ayer en Ruanda para "proteger a las poblaciones en peligro". Una avanzadilla de observación inspeccionó la zona de Ginsenyi, en el noroeste del país, y un centenar largo de hombres, a bordo de vehículos de transporte y con apoyo de helicópteros, penetró por otra zona, a unos 100 kilómetros al sur, en dirección a Cyangugu. Francia tiene concentrados unos 600 efectivos en las localidades fronterizas zaireñas de Goma y Bukavu, que espera incrementar hasta 2.500 a los largo del fin de semana.

Fuentes militares informaron que en la más ambiciosa de las dos incursiones, los soldados atravesaran la frontera ruandesa por el paso de Cyangugu procedentes de Bukavu para preparar su misión de salvar a los 8.000 tutsis que, según observadores de organismos no gubernamentales, permanecen en tres o cuatro campos rodeados por las tropas, del ejército ruandés, formado esencialmente por hutus.El objetivo escogido para comenzar la Operación Turquesa parece dirigido a ganarse la confianza o al menos la neutralidad de la guerrilla del Frente Patriótico Ruandés (FPR, tutsi), cuyo representante europeo, Jacques Bihozagara, declaró ayer en París que este grupo considerará como "agresores" a los soldados franceses. "No deseamos tener que, combatir contra los soldados franceses pero, si los encontramos, habrá enfrentamientos", aseguró. Para Bihozagara "sólo los fascistas y los extremistas aprueban la llegada" de las tropas francesas a Ruanda.

Expertos militares señalan que las. bases francesas en la frontera zaireña están detrás de las líneas del Ejército de Ruanda, por lo que la eventualidad de un encuentro con lo s combatientes del FPR no entra dentro de los peligros inmediatos.

De los 2.500 soldados que desplazará París, unos 1.000 deberán intervenir en el interior de Ruanda y el resto permanecerá en Zaire al cargo de cuestiones logísticas.

La Operación Turquesa incluye un importante dispositivo médico de urgencia, con dos hospitales de campaña y un "equipo médico de intervención rápida", que engloba a 60 hombres y dos módulos, uno quirúrgico y otro dental.

Las tropas francesas dispondrán de 30 helicópteros Puma y Gazelle y del apoyo aéreo de una decenas de aviones Jaguar y Mirage F 1. El material terrestre se limita a vehículos blindados equipados con cañones de 20 milímetros. Hombres y equipo han sido transportados en avión hasta Bangui (capital de la República Centroafricana) mediante tres Antonov alquilados a la compañía rusa. Aeroflot. La expedición francesa está bajo las órdenes del general Jean Claude Lafourcade, jefe de una división de paracaidistas, y, recibe el refuerzo simbólico de una compañía (100 hombres) senegalesa y de dos secciones, de 30 soldados cada una, destacadas por Ghana y Guinea.Italianos y egipcios

El primer ministro italiano, Silvio Bertusconi, declaró ayer si se despejan "ciertas condiciones", Roma está dispuesta a enviar a Ruanda una misión humanitaria con 450 soldados. "Si las condiciones no se cumplen, Italia aportará un apoyo humanitario fuera del territorio de Ruanda", afirmó. También Egipto se mostró "dispuesto a participar en la puesta en práctica de la resolución 929 del Consejo de Seguridad", que permite a Francia y a los países que se unan a la operación multinacional a "utilizar todos los medios necesarios" durante dos meses.

Sin embargo, varias organizaciones no gubernamentales de ayuda humanitaria han criticado la decisión francesa: "Una intervención que no ha obtenido el visto bueno del FPR y la Organización para la Unidad Africana, no sólo corre el riesgo de ser ineficaz, sino también de ser considerada ¡legítima y neocolonial". Para Médicos Sin Fronteras "cuando hay un genocidio hay que detenerlo sirviéndose de todos los recursos" pero "Francia no es el país mejor situado para hacerlo. Hubiese sido preferible una intervención de la ONU".

En Londres, Amnistía Internacional pidió a París que investigue las acusaciones de que unidades francesas entrenaron a soldados ruandeses implicados en matanzas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de junio de 1994

Más información

  • Los tutsis del FRP tachan de agresores a los 2.500 hombres del cuerpo expedicionario