Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

33 países debaten en Oslo nuevas medidas para frenar las lluvias ácidas

Oslo / Madrid

Treinta y tres países de Europa y América del Norte están reunidos en Oslo para debatir nuevos límites de aquí al año 2000 a la emisión de sustancias que causan la lluvia ácida -sobre todo el dióxido de azufre (SO2)- Estos gases, producidos principalmente por la combustión de carbón y petróleo, afectan de forma especial a los bosques y a los suelos pobres en calcio. El texto, elaborado por la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas, establece por primera vez límites distintos según los países y las características de sus suelos. El texto será firmado hoy. Entre los asistentes figuran 16 ministros de medio ambiente. Las principales organizaciones ecologistas -Greenpeace y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), entre ellas- ya han protestado. Critican lo edulcorado del acuerdo y piden me didas más drásticas.

La lluvia ácida afecta especialmente a los bosques nórdicos y del centro de Europa -sobre todo a países como Noruega, Polonia, la República Checa, Eslovaquia y Alemania-. España, que estaba bastante libre de este problema hasta hace poco, experimentó hace tres años una fuerte subida de emisiones de SO2.

Está previsto que España firme por primera. vez un acuerdo de este tipo. La inversión de 40.000 millones de pesetas de ENDESA para reducir hasta en un 90% las emisiones de dióxido de azufre de sus centrales térmicas de Andorra (Teruel) y As Pontes (Pontevedra) son básicas para esa disminución de sustancias contaminantes. Según Greenpeace, esas dos centrales producían un tercio de todas las emisiones españolas, de S02.Según la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, sólo hay una zona en el territorio nacional que supera los niveles críticos de azufre. Está en Galicia. El objetivo es reducir en un 60% el depósito de azufre en esa área para que ningún territorio nacional quede dentro de esa fase crítica. En 1992 estaba afectado por la lluvia ácida un 12% de los bosques españoles. En 1989 y 1990, no llegaba al 4%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de junio de 1994