Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA

Cataluña tendrá una red para medir la radiactividad ambiental

Cataluña dispondrá de un nuevo sistema para medir la radiación ambiental. Este verano entrará en funcionamiento la Red de Alerta a la Radiactividad, un sistema de vigilancia y alerta a la población ante fenómenos o accidentes radiactivos. La nueva red es la respuesta de las autoridades a las nuevas exigencias de control de la radiactividad que la catástrofe de Chernóbil (Ucrania) planteó a los responsables de Protección Civil de Europa. La red consta de 108 estaciones, distribuidas por otras tantas poblaciones de Cataluña de forma regular cada 50 kilómetros.

Los datos recogidos por los puntos de detección se procesarán en un centro informatizado en el Gobierno Civil de Tarragona, y a través de éste se integrarán en la red española, que constará de 902 puntos de vigilancia y entrará en servicio a principios de 1995.

El accidente en la central nuclear de Chernóbil en abril de 1986 no sólo demostró que la radiactividad proveniente de un siniestro atómico no conoce fronteras, sino que su difusión es errática. La dispersión de la contaminación atómica se produce en función de las condiciones meteorológicas, y no está relacionada directamente con la distancia del punto de emisión. Así, después del accidente de Chernóbil, algunas zonas de Suecia o Italia -separadas por miles de kilómetros de la nuclear siniestrada- se vieron tanto o más afectadas que áreas mucho más cercanas a la planta atómica.

Tras estudiar los sistemas de control de otros países, una comisión formada en 1989 por la Dirección General de Protección Civil, el Ministerio de Defensa, el Instituto Nacional de Meteorología y el Consejo de Seguridad Nuclear optó por el modelo alemán. Con este sistema se reemplazará a la actual red anual, con puntos situados alrededor de las centrales nucleares. Los datos de medida serán transmitidos telefónicamente.

Distribución

La red tiene más densidad en las zonas que necesitan mayor control por estar consideradas áreas de riesgo: son las fronteras y las costas, los núcleos urbanos de más de 150.000 habitantes y un círculo de poblaciones situadas alrededor de las nucleares de Ascó y Vandellòs. En la ciudad de Barcelona hay siete estaciones de medida. Por provincias, Tarragona tiene 42; Lérida, 19, y Gerona, 15.Cada estación de medida está compuesta por un sensor y una unidad de transmisión de datos. Automáticamente, los valores medios de radiación gamma de cada minuto, cada 10 minutos y cada 2 horas se almacenan y transmiten al centro de control en el Gobierno Civil de Tarragona. En caso de alarma, el medidor envía automáticamente la señal a dicho centro.

Cuando entre en funcionamiento toda la red, se obtendrá un mapa de la radiactividad de fondo, o natural, existente en este momento en Cataluña, a partir del cual se podrá detectar cualquier variación, su origen y evolución.

En toda España habrá 11 centros como el de Tarragona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de mayo de 1994