Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán asegura que ha salido adelante la reforma laboral "que quería el Gobierno"

El ministro de Trabajo y Seguridad y Social, José Antonio Griñán, aseguró ayer que "ésta es la reforma que quería el Gobierno socialista", en referencia a los proyectos de ley de medidas urgentes de fomento de la ocupación y de reforma del Estatuto de los Trabajadores que el Congreso aprobó definitivamente, por mayoría absoluta, sin introducir ninguna modificación a las enmiendas que en su día aceptó el Senado. La reforma laboral, el tercero de cuyos proyectos se encuentra ahora en el Senado, entrará en vigor este mismo mes.

Los cambios más sustanciales introducidos por la Cámara alta han consistido en elevar hasta el 85% del salario mínimo interprofesional la retribución a los aprendices menores de 18 años, favorecer a las empresas que contraten a mayores de 45 años, parados de larga duración o minusválidos, y establecer mecanismos reguladores de las elecciones sindicales antes de que entre en vigor la nueva ley.Griñán subrayó su afirmación de que lo que se ha aprobado es, fundamentalmente, la reforma querida por el Gobierno por el hecho de que el Ejecutivo haya contado con "apoyos distintos" de los grupos parlamentarios a las leyes que componen la reforma laboral. Griñán, en una rueda de prensa, intentó dejar claro que los socialistas no han sido arrastrados o condicionados por ningún grupo parlamentario en concreto y se extendió en explicar que la reforma "es la única posible, porque si fuera más allá sería inaplicable, y si se hubiese quedado más corta sería ineficaz". El ministro volvió a repetir las cifras de los contratos de aprendizaje y de las nuevas cotizaciones a la Seguridad Social durante el primer trimestre de este año que, según él, demuestran la bondad de las iniciativas tomadas y aparecen como un claro inicio en el intento de recuperar el empleo.

Las medidas de fomento de la ocupación entrarán en vigor, de manera definitiva, una vez convertidas en ley, ya que inicialmente se dictaron por decreto-ley, mientras que la reforma del Estatuto de los Trabajadores y del Procedimiento Laboral entrará en vigor una vez que transcurran 15 días desde su inminente publicación en el BOE.

Reforma ''progresista"

El paquete de la reforma laboral se completa con la ley que regula las empresas de trabajo temporal, aprobada el pasado miércoles por el Senado y que será remitida al Congreso para su aprobación definitiva la próxima semana.

En el debate de ayer, Francisco Arnau, portavoz socialista, aseguró que el conjunto de la reforma es "progresista" y que servirá para crear empleo y para integrar socialmente a las personas que padecen el paro.

Celia Villalobos, en nombre del PP; admitió que su grupo había apoyado una buena parte de la reforma, pero destacó que ofrece importantes lagunas y volvió a atacar, especialmente, los contratos de aprendizaje.

Ricardo Peralta, portavoz de IU, calificó los proyectos como un retroceso en los logros históricos de los trabajadores y, en esa misma línea, Pilar Rahola (ERC) calificó la reforma como "impresentable" para la izquierda.

Los nacionalistas catalanes y vascos apoyaron el conjunto de las medidas y votaron con el Gobierno la práctica totalidad de las enmiendas que, a su vez, habían sido consensuadas con ambos grupos durante el debate en el Senado.

Mientras, los sindicatos mayoritarios siguen opuestos de frente a este nuevo marco legal. El secretario general de UGT, Cándido Méndez, indicó tras ser aprobada la reforma en el Congreso que "hoy es un día negro para los trabajadores de este país", informa Efe. Méndez fue claro en su opinión sobre la reforma: "Seguimos manteniendo el rechazo frontal a la reforma".

A su vez, el secretario general de Comisiones Obreras, Antonio Gutiérrez, ha remitido una carta a los presidentes de la CEOE y la CEPYME para negociar ya la sustitución de las reglamentaciones y ordenanzas laborales que desaparecen con la reforma laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de mayo de 1994

Más información

  • UGT califica la aprobación de "día negro para los trabajadores"