Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La entrevista de Jordi Pujol con la cúpula de Volkswagen desata la alarma sindical en Seat

Un día después de que el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, se entrevistara en Alemania con la cúpula de Volkswagen (VW) para pedir garantías sobre el futurode Seat, UGT y CC OO expresaron su alarma y afirmaron que VW tiene la intención de trasladar a Alemania el centro de diseño de la empresa. El consejero de Trabajo, Ignasi Farreres, afirmó que "hay unavoluntad explícita de los directivos de VW de mantener y continuar con Seat, en el sentido de mantener todo el proceso de investigación, diseño, fabricación y comercialización de automóviles".

Los sindicatos creen que el traslado de las instalaciones de diseño supondría la desaparición del centro técnico de la empresa y, por tanto, de Seat como marca independiente".El portavoz ugetista en Seat, Josep Pujol, no dudó en calificar la situación de "difícil", aunque tanto UGT como CC OO calificaron de "acertada" la entrevista de Jordi Pujol con el presidente de Volkswagen, Ferdinand Piëch. Los dos sindicatos criticaron lo que calificaron de "pasividad de la Administración central" en la crisis de Seat.

El portavoz de UGT opina que si la situación no cambia, la marca Seat está destinada a dejar de existir en un plazo de dos o tres años". "Tenemos la premonición de que Volkswagen quiere que desaparezca el nombre de Seat como marca", dijo el representante sindical, quien añadió: "La situación es caótica y preocupante. Primero se ha vendido al grupo la financiera Fiseat, luego la fábrica de Pamplona y ahora Volkswagen acaba de crear la empresa Vaesa, que se encargará de vender nuestros coches, con lo que la comercialización ya no dependerá de nosotros".

Un portavoz de CC OO dijo: "El comité de empresa ha pedido una entrevista urgente con el presidente de la Generalitat para que explique la situación". CC OO, segundo sindicato de Seat tras UGT, calificó de "positivo" el viaje de Pujol. Éste se entrevistó el lunes en el cuartel general de VW en Wolfsburg (Alemania) con Piëch, en un encuentro que se intentó mantener en secreto. No asistió el presidente de Seat, Juan Llorens.

El temor de los sindicatos a que la desaparición del centro técnico de la empresa comporte la disolución de la marca Seat está en línea con las declaraciones realizadas el lunes por Pujol tras volver de Alemania. Aunque el presidente autonómico fue cauto sobre el contenido de sus conversaciones con la cúpula de Volkswagen, dejó claro que "una empresa automovilística es aquella que no sólo es una instalación de montaje, sino que tiene una marca propia, un centro de diseño, una dirección financiera y una política de ventas propia. Esto lo tiene Seat y debemos mantenerlo".

Aunque VW guarda mutismo absoluto sobre la marcha de Seat, fuentes del grupo admiten que "la situación no es buena; no porque empeore más, sino porque van pasando los meses y no hay síntomas de mejora". El consejo de administración de Seat se reunirá el viernes para aprobar las cuentas de 1993, que se cerraron con unas pérdidas de 150.000 millones.

Por otra parte, la dirección propuso ayer a los sindicatos dejar de producir coches en la Zona Franca entre los próximos días 28 y 31 de marzo para reducir las existencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de marzo de 1994

Más información

  • El comité afirma que la multinacional planea trasladar a Alemania el centro de diseño