Plaza & Janés suspende su premio literario y se replantea la promoción de novelas

El galardón, dotado con 10 millones, se declaró desierto

La narrativa en castellano tiene un premio literario menos. Plaza & Janés anunció ayer que suspende indefinidamente la convocatoria del premio que lleva el nombre de la editorial y que este año alcanzaba su décima edición. El jurado anunció que el galardón de 1994, dotado con 10 millones de pesetas, se declara desierto, hecho que sucede por segundo año consecutivo.La suspensión del premio forma parte de un replanteamiento de la promoción de autores y novelas por parte de la editorial. En mayo, antes de la feria del libro de Madrid, Plaza & Janés dará a conocer su futura estrategia, que consistirá en la promoción trimestral de una novela de su colección Ave Fénix Serie Mayor como libro de la temporada.

Javier Tomeo, Antoni Munné, Enric Badosa, Juan Antonio Masoliver y Enric Murillo, integrantes del jurado del premio Plaza & Janés 1994, acordaron el pasado viernes declarar desierto el galardón, al que habían concurrido 352 obras, de las que se seleccionaron cinco finalistas. El veredicto señala: "Tras considerar que el nivel de las cinco novelas finalistas era estimable, el jurado juzgó que ninguna de ellas poseía las cualidades especiales de una" novela premiada".

Enric, Murillo, representante de la editorial en el jurado, explicó: "Dar un premio a una novela es valorarla muchísimo. Para que lo merezca debe tener algo muy especial. Un premio supone un gran lanzamiento comercial, pero también una consideración literaria excepcional".

Ofertas de agentes

Otro miembro del jurado dijo que el nivel medio de las 352 novelas presentadas al premio era desigual y que las cinco finalistas "tenían posibilidades a condición de editarlas mucho". Todos los autores finalistas concurrían con seudónimo. La editorial recibió también ofertas de conocidos agentes literarios para presentar obras de autores consagrados.

Establecido en 1985, el Premio Plaza & Janés era uno de los más conocidos y mejor dotados de la narrativa en castellano. Lo habían ganado, entre otros autores, Néstor Luján (con Decidnos, ¿quién mató al conde?), José Manuel Caballero- Bonald (En la casa del padre), Jesús Ferrero (El efecto Doppler) y Andrés Trapiello en 1992 -la última edición premiada- con El buque fantasma.

"Daclarar el premio desierto el año pasado y éste ha servido para que Plaza & Janés se replantee los premios. Por eso hemos decidido suprimirlo y no lo volveremos a convocar, al menos en un futuro próximo", dijo Murillo.

Plaza & Janés, que según Murillo "ha logrado estabilizarse en cuento a resultados económicos tras realizar una limpieza de cuentas", tenía las opciones de suspender el premio, aumentar su dotación y convertirlo en un galardón para autores consagrados o disminuirla y hacer un premio para autores jóvenes. "Pero ya tenemos un premio cantera, pues publicamos el premio que otorga la Asociación Cultural El Sitio, de Bilbao, que el año pasado ganó Ray Loriga con Héroes", explicó.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS