Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Willy Brandt culpa a la Iglesia del atraso español en una carta escrita en la guerra civil

Una carta inédita del ex canciller socialdemócrata alemán Willy Brandt, fallecido en 1992, fechada el 16 de abril de 1937 en Barcelona y dirigida al sexólogo Wilhelm Reich, fue publicada el pasado sábado por el Tageneitung de Berlín. Brandt, emigrado de Alemania cuando el nazismo se hizo con el poder, presenció con 24 años la guerra civil española, conociendo en el frente aragonés al gravemente herido escritor británico George Orwell. El asesinato de un amigo íntimo por el NKWD (antigua policía política soviética, antecesora del KGB) origino en Brandt su evolución hacia el "socialismo democráfico". En esta carta da muestra de realismo y pragmatismo a expensas de la ideología y considera necesaria la centralización del mando militar y la limitación del proceso revolucionario en beneficio de una coalición antifascista.

"Te quiero decir que la contumacia del movimiento causa una sensación deprimente... Cuántas veces me he puesto rabioso por ciertos rasgos de arrogancia nacional, sobre todo de los catalanes, por la de sarrollada incapacidad de organización, ignorancia y deja dez notoria. Cuántas veces he recordado lo que un amigo me dijo sobre los españoles: ¡Los españoles durante siglos han estado con el culo hacia Europa! Y efectivamente: cuánto se nota en los españoles e incluso en los nuestros, que hasta tiempos presentes han estado en las garras de la Iglesia católica, con todos los fenómenos que lo acompañan, hipocresía, indecencia, contumacia"."La guerra, que empezó como guerra preventiva de las bandas militares envilecidas por el fascismo internacional contra el movimiento popular en poderoso aumento, y cuyo carácter durante los primeros meses tuvo los rasgos de una lucha entre la clase oprimida y la opresora, desde entonces, por la paralización del proceso de reestructuración social y por la masiva intromisión de la con trarrevolución internacional ha adquirido el carácter de una guerra de independencia. Esto conlleva el enlace de fuerzas progresivas y regresivas".

Guerra y revolución

"Las peleas en nuestro bando son más que envenenamiento y maldad. Surgen de dos opiniones sobre el carácter de nuestro movimiento, la opinión que no quiere pasar de los límites del parlamentarismo y los que consideran imprescindible la revolución proletaria para ganar en el frente. Para mí está claro que guerra y revolución van inseparablemente ligadas. También tengo claro que nuestro éxito en la guerra decidirá sobre la conservación de los logros revolucionarios y que las victorias militares deciden sobre la reanimación de las fuerzas re volucionarias. Ya que por aquí el carácter de las disputas sangrientas es tan contradictorio, no tiene razón ni uno ni otro lado del frente organizado".

"Si es así que los anarquistas, sobre todo de Cataluña, encarnan a la tradición revolucionaria y al ímpetu revolucionario de las masas, también son la expresión de multitud de elementos fanáticos. Si bien es cierto que el POUM hizo en algunos casos el análisis más acertado las líneas estratégicas, a la vez representa al dogmatismo y al sectarismo".

"Si es así que el PCE y el PSUC catalán, que siguen a la política de la URSS, tienen un concepto equivocado del carácter de las luchas españolas, por otro lado constituyen el factor que más enérgicamente quiere imponer las necesidades que derivan del elemento hoy predominante de la guerra de independencia. ( ... ) Dije antes que el proceso de reestructuración social se ha quedado parado. Cataluña, Barcelona había avanzado más en esto. ( ... ) En comparación con Barcelona, Valencia da la sensación de mayor seriedad, porque está más cerca de la guerra, más decidida. Barcelona con sus peleas, su atmósfera de retaguardia, en comparación, parece de zarzuela, como me dijo un conocido. Y a la vez, Valencia es un poblacho mucho más burgués, Barcelona expresa con muchísima más fuerza a los trabajadores revolucionarios. Madrid por su parte ya está caracterizada por los viejos -y nuevos- oficiales del Ejército Popular".

"Sin embargo, soy contrario a hablar del actual triunfo de la contrarrevolución pero primero la tan repetida pregunta: "¿Qué es del espíritu de nuestros luchadores en el frente que han salido para ganar al fascismo y llevar a la victoria al socialismo?", es decir, ¿cómo reacciona el viejo miliciano frente a su transformación en soldado del Ejército Popular? Muchos camaradas, sobre todo de los internacionales, se han desanimado o incluso han tirado el fusil. Sobre todo entre los anarquistas se observan muchos casos, en que los camaradas se sienten engañados. Pero en esto tienes que estar atento a lo siguiente: aquí se entreteje el elemento de la resistencia de las fuerzas trabajadoras revolucionarias y progresistas con el de la falta de disciplina".

"Ninguna de las fuerzas antifascistas ha podido oponerse a la creación de un mando único... Estamos tratando, acorde con nuestro concepto, del restablecimiento de la antigua disciplina pero al servicio de una causa progresista, al servicio de la victoria sobre el fascismo; una decisión de importancia histórica mundial. Y este sentimiento, tenemos que machacar a los fascistas y para esto hay que unir los huesos. Sería totalmente equivocado hablar de cansancio en nuestro frente. Nuestros milicianos atacan una y otra vez con el grito: ¡Pasaremos! E incluso cuando materialmente son muy inferiores. Pongo todas mis esperanzas en nuestro frente. Guadalajara, Córdoba, la nueva actividad en el frente de Aragón, todo esto da motivo a las perspectivas más optimistas. En Bilbao la situación aún es muy crítica; si por fin pudiéramos pasar en Huesca, los obligaríamos a retirarse del País Vasco".

Burocracia y costura

"Te hablé de la normalización en la retaguardia. ( ... ) Necesitamos la centralización porque necesitamos una fuerza rompedora. Necesitamos un ejército. Necesitamos una economía de guerra y no al capitalismo de sindicatos que en muchos casos fue el resultado de la colectivación de las empresas. ( ... ) Es un hecho que las organizaciones han perdido sus mejores, mientras los más valiosos son absorbidos por el frente. En lo que queda, cualquiera que quiere, puede ver que la burocracia no es una planta nacional rusa, sino que aquí crece incluso con más abundancia. Todos tendremos aún muchos problemas por esto".

"Los pequeños burgueses, a medida que las banderas rojas han sido destruidas por las coloradas, han cambiado su atuendo proletario por el traje de domingo. ( ... ) También las banderas rojinegras que cuelgan en las iglesias están desteñidas. En Espana podemos afirmar tranquilamente que la Iglesia católica es considerada la fuerza opresora y el nido de fascistas".

"Estabas preocupado por la salida de las mujeres de las milicias. Te alegras de escuchar que muchas mujeres luchan con gran valor. Te tengo que decepcionar otra vez. ( ... ) Durruti se vio obligado a fusilamientos cuando grupos enteros de prostitutas se habían introducido en el frente disfrazadas de milicianas". ( ... ) "La sección de mujeres ha pasado de los ejercicios militares a la costura. Y la literatura sobre la cuestión feminista se limita a traducciones clásicas. ( ... ) La prostitución sigue siendo la forma de vida sexual de la juventud. Sigue el poder de la Iglesia incluso donde la bandera rojinegra ondea sobre las iglesias convertidas en útiles almacenes..."

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 1994

Más información

  • La misiva, inédita hasta ahora, achaca a la indisciplina el fracaso republicano
  • "En España se puede ver que la burocracia no es una planta nacional rusa; aquí crece con más abundancia"