Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania autoriza que Christo envuelva el Reichstag

Por primera vez en la historia democrática de Alemania, una obra de arte ha sido el tema de un debate parlamentario. El Bundestag aprobó, ayer el proyecto del artista norteamericano Christo de cubrir el Reichstag, el histórico Parlamento alemán de Berlín, con 100.000 metros cuadrados de telas plateadas. Tras un apasionado debate se procedió a la votación abierta, dada la división de opiniones dentro de los propios partidos. Del total de los 662 parlamentarios votaron 531, pronunciándose 295 a favor y 226 en contra. Esta decisión pone el punto final a 22 años de lucha del artista con las instituciones alemanas.No se trataba de un capricho ni de una excentricidad. La obra de Christo, que ocupa un destacado lugar en el escalafón de artistas contemporáneos, se ha paseado por medio mundo, levantando tanta expectación como polémica. Su última intervención de resonancia se produjo bajo el Pacífico, cuando extendió una hilera de sombrillas gigantescas, que simulaban unir la costa japonesa y californiana.

En el Parlamento de Bonn se sucedieron los partidarios y contrarios al proyecto Reichstag wrapped. El socialdemócrata Peter Conradi subrayó que dándole al edificio "una nueva forma estética, se consiguirá una visión diferente". Y se preguntó: "¿Cuál es el estado de nuestro Parlamento si no tenemos la soberanía para permitir un acto así".

Los opositores, entre ellos el propio canciller Helmut Kohl, alegaron que el país tiene otros problemas más apremiantes como "el paro, la recesión y el desencanto". Según los opositores, sólo un 30% de los alemanes aprueba la acción. El liberal Burkhard Hirsch expresó su disgusto por "formar parte de una campaña publicitaria".

El jefe de la fracción cristianodemócrata, Wolfgang Schäuble, apeló a los sentimientos nacionales de los diputados. "Es el testimonio de piedra del destino del pueblo alernán". Schäuble dijo que el propio Christo reconoce que nunca se pueden conocer de antemano cuáles serán los resultados de sus obras, y pidió: "No hagamos experimentos con este edificio, que no es un edificio cualquiera". Konrad Weiss, de Los Verdes, dijo que la obra del artista huído de Bulgaria "es acto es una provocación creativa'.

Christo, ya antes de conocerse el resultado, declaró que la discusión sobre su arte es un éxito y constituye una obra de arte en sí misma. "Por primera vez en cien años y durante una hora se ha hablado sobre el arte".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 1994