Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL LICEO, EN RUINAS

Abanico de damnificados

"Las luctuosas circunstancias presentes hacen inviable la continuación de la temporada en la forma programada. Aun así, la dirección del teatro hace pública su decisión de mantener viva la actividad artística en la forma en que será anunciada dentro de pocos días". Esta actividad que el comunicado del Liceo no concretaba ayer incluirá conciertos y recitales, si bien todavía no hay acuerdo sobre los espacios que acogerán la programación alternativa. La dirección baraja varias posibilidades, desde el teatro Principal al teatro Tívoli, ambos en Barcelona, pero también se han recibido ofertas de los ayuntamientos de Sabadell, Terrassa y Sant Cugat, cercanos a Barcelona, ofreciendo sus teatros para llevar a cabo las representaciones.Pero si los abonados no saben qué se hará de sus entradas, los cerca de 400 trabajadores del Liceo tienen más razones para estar preocupados. El director del Liceo, Josep Caminal, se reunió ayer con el comité de empresa para estudiar la situación. Caminal dijo que la voluntad del Liceo es "incorporar a la normalidad a todos los trabajadores", si bien matizó que será más sencillo en el caso de los músicos y el coro que en el de otros colectivos, como el de los trabajadores de escenario.

Vecinos

Más preocupados aún están los vecinos del destruido teatro, una cincuentena de los cuales fueron desalojados el pasado lunes y sobre los cuales pesaba desde hacia años la amenaza de la expropiación para realizar la anunciada ampliación del teatro. Muchos de los vecinos opinan que el incendio puede ser la excusa que los partidarios de la ampliación del Liceo necesitaban para ver cumplidos sus deseos. La lucha que desde hace seis años mantiene enfrentado a este colectivo con el Ayuntamiento pesa mucho en el ánimo de estas personas,

que prefieren hablar de exigir responsabilidades por lo sucedido antes de lanzarse a reconstruir. El hecho de que algunos de estos vecinos se negaran a firmar la orden de desalojo hasta que sus abogados les aconsejaran al respecto ilustra lo enrarecidas que están las cosas.

Trece vecinos pudieron regresar ayer a su casa; los otros 49 afectados tuvieron que pasar otra noche en el cercano Hotel Oriente, donde el Servicio de Emergencias Sociales del Ayuntamiento de Barcelona puso a su disposición diversas habitaciones.

El alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, ha convocado para el próximo viernes un pleno extraordinario de la corporación municipal para tratar monográficamente el asunto de la reconstrucción del Gran Teatro del Liceo. Entre los temas que se abordarán estará probablemente la cuestión de las expropiaciones

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 1994