Guerrilleros izquierdistas colombianos irrumpen en una fiesta política y asesinan a 35 personas

Agencias

Guerrilleros ultraizquierdistas de las Fuer zas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) asesinaron ayer a sangre Ma a 35 simpatizantes M antiguo Ejército de Liberación Popular, de inspiración maoísta, convertido desde 1991 en el partido político Esperanza, Paz y. Libertad (EPL). Una columna de 20 hombres armados con fusiles de asalto irrumpió en una fiesta del EPL en la región bananera de Urabá, al noroeste del país, y abrió fuego indiscriminadamente contra los asistentes. Al menos otras nueve personas resultaron gravemente heridas.

La matanza fue perpetrada a primeras horas de la madrugada del domingo, hora local, en el barrio de La Chinita de la localidad de Apartadó, en el departamento de Antioquia, a unos 450 kilómetros al noroeste de Bogotá, la capital de Colombia. La carnicería ha causado profunda consternación en Colombia y una fuerte reacción del Gobierno del presidente Césra Gaviria, que anunció el inmediato envío de refuerzos militares a la zona y decretó el toque de queda.Centenares de simpatizantes del EPL, un grupo guerrillero que optó por transformarse en partido político legal en marzo de 1991, participaban en una fiesta callejera tras asistir a un acto político de precampaña ante las elecciones legislativas y presidenciales previstas para los próximos meses de marzo y mayo en el que participó el senador Aníbal Palacio.

Los guerrilleros de las FARC "irrumpieron en la fiesta, ataron a varias personas y después las asesinaron", según el testimonio de Mario Agudelo, uno de los responsables del EPL.

"Yo sentí que comenzó el traqueo, y de inmediato varias personas comenzaron a gritar: ¡se metio la guerrilla!, ¡se metió la guerrilla!", manifestó otro de los supervivientes a una emisora de radio local.

El mismo testigo añadió que unas 2.000 personas, que habían acudido a la concentración política, participaban en la celebración cuando los terroristas, con las caras pintadas y vestidos con uniformes militares, llegaron, como si estuvieran drogados, a exterminar todo lo que se atravesaba a su paso. "A unos los amarraban, y luego los remataban; a otros los acribillaron cuando llegaron al centro de la reunión, y empezaron a disparar contra todos los que estábamos allí", sigue el espeluznante relato del citado testigo.

"El pánico fue total, porque los guerrilleros rodearon el lugar e impedían la salida de personas, y muchos tuvieron que tirarse al piso y aparentar que estaban muertos para que no les disparan", agregó la misma fuente.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

La mayoría de las víctimas de la matanza son hombres. Según fuentes médicas del hospital (le Apartadó, varios heridos se encuentran en estado muy grave.

Lucha sin cuartel

Esta carnicería es el último episodio violento de la lucha sin cuartel que libran desde hace meses los guerrilleros ultraizquierdistas de las FARC con los seguidores del EPL y de otros partidos políticos legales por el control político de la zona bananera de Urabá, que se La convertido en la más violenta del país.

A lo largo del año pasado 120 personas murieron asesinadas en Urabá. El mes de noviembre, en el que se registraron 80 víctimas, fue el más violento. "La situación en Urabá es muy preocupante", declaró a la radio local el consejero presidencial para la región, José Noé Ríos, quien achacó a 'Tuerzas extranjeras" la matanza de ayer. Según Ríos, los actos de violencia persiguen "pertubar el proceso electoral".

Ley seca

El presidente colombiano, César Gaviria, convocó una reunión del denominado Consejo de Seguridad, y ordenó la inmediata entrada en vigor del toque de queda y la ley seca en Apartadó, y en los municipios vecinos de Turbo, Chigorodó y Carepa. Además, el Gobierno prohibió a todos los civiles de la región portar armas.

En un comunicado difundido en la capital, el Gobierno "expresa su más enérgico repudio y condena ante esta masacre perpetrada por guerrilleros de la Coordinadora Guerrillera, que enluta a dirigentes populares comprometidos en las soluciones políticas y pacíficas de la región".

El Ejecutivo ordenó, además, un plan de fortalecimiento de la justicia en la zona. Varios fiscales y equipos de investigación serán trasladados a Urabá para investigar la situación.

Voz y voto

La mayor parte del EPL se desmovilizó en 1991, y dos de sus representantes participaron con voz y voto en la reforma a la Constitución colombiana. El senador Aníbal Palacio aseguró después de la matanza que el propósito de la guerrilla es exterminar cualquier vestigio de los grupos políticos que no acepten sus teorías. Palacio afirmó que no sólo los simpatizantes del EPL están amenazados, sino cualquier otra persona que tenga algún interés en trabajar por el desarrollo de la región.

El presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Pedro Rubiano Sáenz, obispo de Cafi, declaró indignado que con acciones. criminales como la perpetrada ayer nunca se logrará la paz en Colombia y, citando un pasaje bíblico, recordó a los asesinos que "la sangre de tu hermano clama al cielo".

La matanza también fue condenada por todos los movimientos políticos colombianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de enero de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50