Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión Europea estudia la ley portuguesa que impide a Banesto poseer más del 25% del Totta

La Comisión Europea estudia si la ley portuguesa que limita la participación de inversores extranjeros en empresas privatizadas se ajusta al derecho comunitario. La polémica desatada por la confirmación de que el paquete de Banesto en el Banco Totta y Açores (BTA) supera el 25% ha vuelto a poner este tema sobre la mesa, que siempre ha suscitado reticencias comunitarias.Fuentes próximas al comisario de Economía y Finanzas, el danés Henning Christophersen, confirmaron ayer que la cuestión está siendo estudiada por la Comisión Europea, aunque consideraron prematuro hablar del caso Totta y Açores. Desde siempre, la Comisión Europea considera contraria al derecho comunitario la normativa portuguesa, por entender que no se puede limitar la participación de una empresa privada de la Unión en otra comunitaria.

Sin embargo, el hecho de que hasta la fecha no se hubiera planteado abiertamente ningún conflicto sobre esta cuestión había hecho desistir a Bruselas de abrir un proceso jurídico que significaba generar un contencioso con Lisboa.

A pesar de ello, este conflicto de intereses sí puede darse ahora, después de que el Gobierno que preside Aníbal Cavaco Silva haya expresado su voluntad de que el paquete de Banesto vuelva a manos portuguesas y de que el Banco de Portugal esté estudiando la posibilidad de retirar al banco español el derecho de voto en el consejo de administración del Totta.

La confirmación de estas dos amenazas al ejercicio del libre comercio podrían ser un argumento suficiente para justificar la intervención de la autoridad comunitaria, que hasta ahora ha optado por el absentismo a la espera de tener una justificación política suficiente en la que amparar un proceso legal. No obstante, las fuentes comunitarias insistieron en advertir que no hay ninguna decisión tomada.

El folleto de Banesto

Las dudas sobre la legalidad de la normativa portuguesa ya fueron expresadas en su día por. Banesto en el folleto editado para presentar la macroampliación de capital con el apoyo de J. P. Morgan. En aquel texto, el Español de Crédito se refiere a la adquisición de opciones que "podrán ser ejercitadas cuando y en el caso de que la legislación portuguesa, de acuerdo con las directices de la Comunidad Europea, cambie para permitir incrementar la participación de Banesto en el Banco Totta".

Algunas fuentes relacionan la prudencia de Banesto -que no llegó a pleitear contra la normativa lusa- con el hecho de que su participación real en el Totta y Açores fuera superior al 50% del capital y que el consejo que presidía Mario Conde no hubiera informado de ello al Ministerio de Economía español.

Precisamente, el secretario de Estado de Finanzas portugués y responsable político del seguimiento del asunto Totta-Banesto, Antonio de Sousa, reconoció que el Gobierno estudia la posibilidad de imponer sanciones al banco español por no respetar los límites que impone la ley portuguesa. Sousa manifestó que "los informes de la CMVM (Comisión de Valores portuguesa) y de la Comisión de Seguimiento de las Privatizaciones revelan que existen indicios de que Banesto tiene más del 25% del Totta, pero no tienen pruebas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de enero de 1994