Los sonidos del sueño

En España ronca el 61% de los hombres y el 34% de las mujeres

El roncador habitual lleva añadido un factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares como el infarto de miocardio. El 61 % de los hombres adultos y el 34% de mujeres roncan regularmente, es decir, todas las noches. "Se trata de un dato que no se conocía, y es muy importante". Así se recoge en un estudio sobre el sueño realizado por un equipo interdisciplinar del hospital Miguel Servet, de Zaragoza, coordinado por el doctor José Marín y patrocinado por el Fondo de Investigación Sanitaria de la Seguridad Social.

El trabajo consta de tres fases. En la primera se sometió a 1.300 adultos a un cuestionario específico diseñado para recoger los problemas del sueño. Se les midió los datos antropométricos: talla, peso, diámetro del cuello, tensión arterial y función pulmonar. Como novedad, la entrevista se hizo delante de la persona con la que convive el entrevistado como testigo.

Los datos preliminares de esta primera fase se han presentado en el Congreso Internacional de la Sociedad Toraxicamédica, que se celebra en Boston (EE UU), bajo el título Prevalencia de los trastornos del sueño en una comunidad del sur de Europa. Se trata del primer estudio de estas características que se realiza en España.

Durante la segunda fase, que ahora comienza, se colocará, en su domicilio, un pequeño aparato portátil a aquellas personas que en la encuesta reflejaron alguna patología, para conocer si tienen problemas respiratorios mientras duermen. Aquellos que sufran estos problemas irán al hospital una noche para realizarles un estudio completo del sueño.

El doctor Marín señala que el 5% de los encuestados tiene pausas respiratorias conocidas como apneas, junto con ronquidos, descritas por el acompañante de cama. "Las apneas producen una caída en el oxígeno en sangre y como consecuencia todo el organismo está en una situación de hipoxia (falta de oxígeno), lo que produce una falta de función normal".

La asociación de ronquido y pausa respiratoria es lo que constituye el síndrome de apnea del sueño. "Éste era uno de los objetivos de la investigación, conocer cuál es la prevalencia del síndrome de apnea en la población española, que no se sabía", señala Marín. En estudios epidemiológicos en EE UU se sabe que afecta del 2% al 6% de la población adulta. "Según nuestros cálculos, este síndrome puede afectar al 5% de los adultos españoles".

Un síntoma clave en el síndrome de apnea es que, al no dormir bien por la noche, las personas que lo sufren, durante el día, "no se encuentran lo suficientemente frescas, sino con sensación de cansancio y somnolencia". La somnolencia la padece el 10% de los encuestados, de los que el 90% tienen ronquido patológico y pausas respiratoria."El grado de somnolencia era muy variable, pero la severidad de la misma está relacionada con la calidad de vida de la persona durante el día, su capacidad de trabajo e indirectamente produce accidentes de tráfico. Se sabe en Norteamérica que el 20% de todos los accidentes de tráfico son provocados por un estado de somnolencia del conductor".

En el 90% de los casos era debido a un síndrome de apnea del sueño; tanto es así que padecer este síndrome significa en EE UU estar excluido del carné de conducir. "En nuestro país no existe legislación al respecto, pero me consta que las autoridades están muy preocupadas por este asunto", señala el coordinador del estudio.

La mayoría de las personas que roncan, sufren apnea y somnolencia son fumadores y tienen sobrepeso. "Un dato importante, y es la primera vez que se refleja, es que el tamaño del cuello está relacionado directamente con la sintomatología del ronquido y las pausas respiratorias". El 26% de los encuestados aseguró que se echa la siesta habitualmente. Ahora bien, el 10% de los casos de somnolencia no incluían la siesta en su sensación de esta patología. "La siesta no estaba relacionada con la patología del sueño. Otra cosa es que muchos decían que se echaban varias siestas al día, la típica cabezada; esto sí es patológico", señala Marín.

El 60% de los entrevistado se acostaba a partir de las doce de la noche, y en general cuando se acaba la televisión. "Descubrimos que la gente se va a la cama con la televisión". La hora de despertar se fija entre las siete y las ocho de la mañana. El 30% de las personas tienen problemas para conciliar el sueño, sufren insomnio, y en la mitad de los casos tomaban, ocasional o habitualmente, píldoras para dormir.

Manejar el insomnio

Los expertos aconsejan una serie de medidas para tener una buena higiene del sueño: no hacer ejercicios violentos antes de acostarse. No fumar ni tomar bebidas alcohólicas antes de dormir, porque se ronca más. Es desaconsejable "manejar el insomnio mediante hipnóticos, pues se produce una habituación y al final no funciona".Acostarse todos los días a la misma hora. Tomar una cena ligera y alguna bebida caliente, como leche. Higiene de las fosas nasales; se recomienda hacer gárgaras. Airear el dormitorio y mantener la temperatura entre 15 y 18 grados. Evitar los ruidos. La ropa de la cama debe ser ligera y la almohada blanda. Los niños no deben ver películas de terror antes de irse a dormir, pues suelen generar pesadillas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 14 de noviembre de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50