Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michael Jackson ingresa en una clínica para frenar su adicción a los sedantes

El cantante suspende su gira mundial

El escándalo sobre el abuso sexual a un menor ha terminado por hundir al cantante Michael Jackson, que ha tenido que suspender su gira mundial para internarse en un hospital de Suiza donde tratará de superar su adicción a los sedantes. Jackson ha reconocido que se encuentra "humillado, avergonzado, herido y con una gran pena en el corazón".

Los trámites para la hospitalización de Jackson los ha dirigido su mejor amiga en Los Ángeles, la actriz Elizabeth Taylor, que hace años tuvo que someterse ella misma a un tratamiento similar para superar su alcoholisrno. Taylor tenía previsto reunirse con el cantante en Londres para acompañarle hasta la clínica, situada en el balneario suizo de Gstaad, donde la actriz posee una residencia.En un vídeo distribuido ayer por los representantes de Jackson en Estados Unidos, la famosa superestrella del rock, de 35 años de edad, afirma: "Es hora de reconocer que necesito tratamiento para recomponer mi salud. Cada vez soy más dependiente de los calmantes para continuar con mi gira".

En Hollywood ha llamado la atención que Jackson haya escogido una clínica en Suiza por encima del famoso hospital de California Betty Ford Clinic, en Palm Springs, donde curaron a Elizabeth Taylor y por el que pasan todas las figuras del espectáculo que tienen problemas con las drogas y el alcohol. El propósito de Jackson podría ser el de mantenerse lejos del Estado en el que se sigue la causa contra él por abuso de menores.

El mundo de los niños

La carrera de Michael Jackson se vió dramáticamente interrumpida el pasado verano, cuando un niño de 14 años dijo que había tenido sexo oral y había sido masturbado por el cantante. Jackson ha destacado en su carrera precisamente por su dedicación al mundo de los niños.

En el mismo vídeo, distribuido ayer, Michael Jackson relata que empezó a tomar sedantes cuando resultó ligeramente herido este año durante el rodaje de un anuncio de Pepsi Cola. El cantante afirma que, como consecuencia de ese accidente, tuvo que ser sometido a una intervención quirúrgica para reponerle parte de su cuero cabelludo, y le prescribieron algunos calmantes.

Al principio esa medicación no tuvo repercusiones en el trabajo de Jackson. Pero, tras el escándalo sobre su supuesta relación sexual con un menor, que el músico ha considerado siempre un intento de extorsión, los sedantes se fueron haciendo cada día más necesarios.

"La presión resultante de esas falsas acusaciones me quitaron la energía que es necesaria para mis actuaciones, y me dejaron emocional y psicológicamente exhausto", explica en sus declaraciones públicas. Sus agentes han convocado para mañana una conferencia de prensa en la que se anunciarán otros detalles sobre el futuro del cantante.

Michael Jackson, al que el escándalo sorprendió durante la etapa de su gira en Singapur, tuvo que cancelar posteriormente varios conciertos en diferentes países de Asia, África y América Latina. Esa gira incluyó la actuación de la estrella en Canarias.

Durante la larga gira de Jackson, la oficina del fiscal del condado de Los Ángeles ha continuado con su trabajo en busca de pruebas que puedan condenar al cantante. Aunque esa oficina ha comentado que todavía no han terminado las investigaciones, se sabe que los detectives han conseguido ya declaraciones de dos filipinos al servicio de Jackson que pueden dar la razón al niño supuestamente molestado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 1993