Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ministra de Sanidad afirma en el Congreso que no se recortarán las prestaciones sanitarias

"Me asombra que en cada debate se ponga en cuestión el sistema", dice Amador

La ministra de Sanidad, Ángeles Amador, dedicó ayer buena parte de su intervención en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso a mostrar su malestar porque "en cada debate presupuestario se replantee el sistema nacional de salud". "Estoy asombrada", dijo. "Las estadísticas son incontestables y la salud de los españoles es buena con un gasto relativamente contenido", afirmó con rotundidad. La ministra dedicó la mayor parte de su intervención a defenderse de las críticas, y afirmó categórica: "No hay ninguna intención de recortar prestaciones".

"La sanidad se ve afectada por un problema que no tienen otros servicios públicos: que su imagen no responde a lo que es. Seguimos asistiendo al cuestionamiento permanente del sistema nacional de salud", añadió.La comparecencia de la ministra en la recién creada Comisión de Sanidad y Consumo se inició con una petición del portavoz del PP, Enrique Fernández Miranda: que la ministra en lugar de sentarse en el centro de la mesa presidencial, lo hiciera en una esquina, "para no romper la continuidad de su composición". La ministra no se movió por deseo expreso de "mantener una tradición de cortesía y deferencia" del resto de los grupos políticos.

Ángeles Amador reconoció la existencia de una presión ciudadana cada vez mayor a la que hay que hacer frente con unos presupuestos "contenidos".

"Debemos definir el campo específico de la sanidad. Despejar falsas expectativas que no se corresponden con la eficacia clínica o cuestionan principios éticos", dijo en alusión al catálogo de prestaciones que hará la Administración.

"No hay ninguna intención de recortar prestaciones. Si hay que controlar el crecimiento del gasto la vía no es el recorte de prestaciones, ni que el usuario tenga que pagar", afirmó Amador. La ministra dijo por el contrario, que otros tratamientos como la salud bucodental y la asistencia psiquiátrica podrían entrar en el nuevo catálogo. Pero insistió en que: "La protección del sistema nacional de salud no puede extenderse indefinidamente".

Ángeles Amador repitió en varias ocasiones su convicción de que la salud es hoy en España "el valor más democrático de la sociedad". "La habitación de un hospital público es el lugar de encuentro de clases sociales más humano y más democrático que hay", afirmó. Justificó los logros del sistema con una serie de parámetros de salud que fueron calificados de "escandalosamente ignorantes" por la portavoz de Izquierda Unida, Ángeles Maestro.

Los partidos de la oposición mostraron de nuevo su preocupación por los presupuestos sanitarios. "No podemos seguir con el crecimiento del gasto en sanidad de años anteriores", le respondió la ministra. "Hemos llegado a un punto en que el gasto debe ajustarse a las disponibilidades financieras".

La titular de Sanidad dio cuenta de las últimas medidas de gestión y de control del gasto farmacéutico, alabando el gesto de Farmaindustria al bajar un 3% el precio de las medicinas. Espera que otros sectores hagan lo mismo. Sin embargo, los colegios de farmacéuticos de España se negaron ayer a acceder a la rebaja de un 2% su margen comercial como la semana pasada les pidió el secretario general de Salud en nombre de la ministra. Los farmacéuticos dicen no estar dispuestos a hacer más concesiones y amenazan con algún tipo de medida si se les impone por la fuerza.

Listas de espera

Amador enumeró las medidas que se propone acometer en esta legislatura. Entre ellas extender el programa de reducción de listas de espera iniciado en Madrid a toda España. "Se aumentará la actividad quirúrgica en 15.000 intervenciones hasta junio de 1994", anunció.Se ampliará también la libre elección de médico a los especialistas y se establecerá un sistema de compensación financiera para los servicios prestados recíprocamente entre comunidades autónomas. También hay un proyecto legislativo para limitar la publicidad "pertinaz y agresiva" que incita hábitos no saludables entre los jóvenes. El próximo año, dijo, se aprobará el Plan Integral de Salud.

En materia de consumo, el ministerio abordará este año la regulación de la multipropiedad, las ventas a distancia y las normas que regulan la prestación de servicios.

Pero la ministra quiere que la información sanitaria en los medios de comunicación se ajuste a las necesidades de la sanidad española. Quiere acordar un código ético con los editores sobre tratamiento informativo de la sanidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 1993