Modesto Lomba presenta una colección sin concesiones a la alegría

Modesto Lomba hizo ayer de tripas corazón. Presentó, a sólo una semana de la muerte de su compañero Luis Devota, la colección realizada por ambos para el próximo verano. Mucha emoción y también algo de morbo rodeó este desfile en la Pasarela Cibeles, de Madrid, cuya línea la explican los propios creadores: "Moda para mujeres que todavía se atreven a vivir sin llevar las tetas en bandeja".Los sones de una trompeta de jazz ya anunciaron que aquel no iba a ser un desfile corriente. Un público emocionado, entre los que se encontraba el diseñador enfermo de sida Manuel Piña, tuvo aplausos para cada modelo presentado, hasta llegar a la ovación de la gente puesta en pie cuando apareció en pasarela un Modesto Lomba cabizbajo pero entero.

La colección presentada por Devota y Lomba no difiere en exceso de su línea ya habitual: negros, azules y marrones -sobre todo negros- y un corte conventual, esta vez sin concesiones a ninguna alegría. Cuerpos tapados, chaquetas levitonas y una apuesta decidida e interesante por los pantalones peto conforman la apuesta de estos diseñadores. Las combinaciones del negro y marrón, realizadas en su línea de baño y en unos trajes con cuerpo ajustado y gran falda de vuelo, destacaron en su colección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 29 de septiembre de 1993.