Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los disidentes de los territorios ocupados entran en el Comité Ejecutivo de la OLP

Túnez / Jerusalén

Los representantes palestinos de los territorios ocupados por Israel en la guerra de 1967 se apuntaron ayer una importante victoria política en el seno de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) al ser admitidos como miembros del comité ejecutivo de la central palestina. Después de tres días de diálogo en Túnez, Yasir Abed Rabo, jefe de información del líder de la OLP, Yasir Arafat, anunció ayer que Faisal al Huseini, Hanan Ashraui y Saeb Erekat, los tres negociadores en las conversaciones de paz para Oriente Próximo que amenazaron con dimitir, engrosarán el máximo órgano de dirección de la OLP.

Por primera vez en la historia de la OLP, representantes de los territorios ocupados pasan a formar parte del comité ejecutivo. Además de los tres delegados que amenazaron con dimitir, entrarán en el máximo órgano de la central otros cuatro representantes de Gaza y Cisjordania, entre ellos el jefe de la delegación palestina en las negociaciones de paz, Haider Abdel Shafi."Hemos decidido fusionar el comité director del equipo de negociación con el comité de la OLP que supervisa las negociaciones", declaró anoche Abed Rabo en Túnez. Interrogado sobre si la inclusión de representantes de los territorios ocupados en el seno del comité ejecutivo era una decisión de carácter político, Abed Rabo declaró: "Desde luego".

La convocatoria oficial -cursada ayer por Estados Unidos y Rusia- de una nueva ronda de conversaciones en las negociaciones de paz para Oriente Próximo a finales de este mes exigía a Yasir Arafat encontrar una rápida solución a la crisis abierta en la organización palestina. Todo parece ultimado para que en esta ronda salga a la luz un principio de acuerdo que suponga la primera esperanza real de paz en la zona desde la creación del Estado de Israel en 1948.

Horas antes, Huseini había declarado que se buscaban fórmulas para mejorar la coordinación entre los representantes de los territorios ocupados y la plana mayor de la OLP. Las divergencias en este sentido llevaron a los tres miembros de la delegación a presentar su dimisión.

La crisis estalló a consecuencia del documento redactado por Arafat para entregar al secretario de Estado estadounidense, Warren Christopher, cuando visitó la zona días atrás. Los representantes de Gaza y Cisjordania no fueron consultados al respecto, y cuando tuvieron la nota en sus manos modificaron la postura de Arafat para endurecerla en lo relativo a Jerusalén Este.

En Gaza y Cisjordania cada día son menos los que creen que de las conversaciones de paz puede salir algo positivo. Por el contrario, en Túnez se vive una euforía sobre el "pronto reconocimiento por Israel de la OLP y la firma de un acuerdo". La decisión de integrar a los delegados de los territorios ocupados en el comité ejecutivo permitirá aunar criterios para hablar con una voz común.

Por otra parte, un portavoz militar anunció ayer que Israel permitirá en septiembre la vuelta de los 396 deportados en diciembre pasado a la tierra de nadie en el sur de Líbano, una decisión que resuelve uno de los escollos de las negociaciones de paz. Sin embargo, un tercio de los que regresen serán enviados directamente a prisión por su supuesta vinculación con acciones terroristas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 1993

Más información

  • Los palestinos deportados podrán volver en septiembre