Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Impuros

La propuesta Impuros reúne la producción de cinco creadores que instrumental izan el medio para expresar lo más personal que hay en ellos: María José Gómez Redondo, Martín Sampedro, Daniel Canogar, Jana Leo y Marcelo Expósito.Cada uno de estos fotógrafos realiza un trabajo diseñado exclusivamente para la difícil -a la vez que singular sala del Canal de Isabel II. Tras su recorrido, queda el agradable regusto producido por la fotografía cuando es llevada a sus límites formales, que tanto echamos en falta últimamente.

"¿Por qué Eugene Arget, Alfred Stieglitz, August Sander, Dorothea Lange, Cartier Bresson o Robert Frank no son estudiados en las historias generales o manuales del arte occidental? ¿Por qué, sin embargo, sí aparecen los nombres deMoholy-Nagy, Man Ray, Housmann, Hearttiold, Renau, Warhol, Arnulf Rainer, Bernard & Hilla Becker, Cindy Sherman o Jeff Wall?", se cuestiona Rafael Doctor, comisario de esta exposición, que acertadamente ha sabido hacer un todo coherente con cinco formas tan dispares de expresarse fotográficamente.

Impuros

última generaciónFotografias. Sala de exposiciones del Canal de Isabel II. Madrid. Hasta el 31 de agosto.

La respuesta a estas interrogantes la encuentra -no sin plantearse antes un buen número de dudas- en la novedad y la experimentación: el espíritu de progreso. Unos ingredientes que, en mayor o menor medida, estructuran los materiales de esta exposición.

Entre ellos, destacan las impactantes imágenes de Jana Leo (Madrid, 1985), con escinificaciones que toman un cuerpo desnudo -arañado como protagonista; estética que encaja en la línea de otros ensayos de naturaleza literaria e esta autora referente a la muerte fotogénica.

Al igual que las reflexiones visuales en torno al autorretrato realizado, bajo el título Huellas de identidad, por María José Gómez Redondo (Valladolid, 1963), o las que hace sobre la existencia Martín Sampedro (Santander, 196) en la serie Tu, yo, love & aids.

Instatánea de infancia

Feliz cumpleaños, Francisco Franco es la propuesta fotográfica de Marcelo Expósito (Puertollano, Ciudad Real, 1966). Un experimento a partir de una instantánea de infancia -en la que aparece el autor junto a su madre- en la escalera de entrada a la basílica del Valle de los Caídos. Material que ha servido de base para la redacción de un texto por parte del resto de los creadores -nacidos en los epígonos del franquismo- incluidos en el catálogo de esta muestra.Con el argumento de las relaciones entre la electricidad y el cuerpo humano, el fotógrafo Daniel Canogar crea un espacio con proyecciones sobre la pared de ciertas partes anatómicas en las que las interferencias visuales de cables eléctricos forman parte de la imagen.

Metáfora del nuevo plasma compuesto de microchips y conductores eléctricos que activan nuestros órganos vitales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de julio de 1993