Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una información muy personal

Los editores españoles, reticentes ante el 'periódico a la carta' que ya existe en Estados Unidos

El lector medio no está dispuesto a cambiar la lectura del periódico convencional por la de un periódico electrónico. Esto es lo que piensa una buena parte de los editores españoles, y de ello han dejado constancia en el informe El mercado de la información en España 1993-1997. Otros lo han confirmado de palabra. Sin embargo, en Estados Unidos, desde hace algo más de dos años, se están difundiendo periódicos a la carta, que ofrecen a través del ordenador las informaciones que se desean en tiempo real, es decir, al mismo tiempo que esas informaciones se elaboran en las redacciones.

La droga matutina que para muchas personas supone la lectura de los periódicos se está transformando en otra forma de contacto visual con las informaciones. Por ejemplo, al menos 5.000 ciudadanos de Denver (Estados Unidos) que están abonados al periódico electrónico Rocky Mountain News tienen acceso desde la pantalla de sus ordenadores a noticias permanentemente actualizadas de temas interna cionales (servidos por la agencia Associated Press) y a los resultados de la Liga de baloncesto. Gracias a este nuevo sistema electrónico de hacer periódicos, los destinatarios pudieron ser los primeros en enterarse del comienzo de la guerra del Golfo por un medio que no fuera la radio y la televisión. A los 30 minutos de haber comenzado la guerra, el periódico electrónico de Denver ya estaba ofreciendo su primera edición. Con medios como éste cada día las distancias entre el suceso y la narración del mismo se hacen más cortas.En Fox Worth (Tejas), los abonados al Star Telegram tienen acceso inmediato por 10 dólares al mes de media (unas 1.200 pesetas) no sólo a las noticias de que dispone en esos momentos la redacción de The New York Times y a los comentarios y artículos editoriales que van a aparecer en el diario del día siguiente, sino también a otras informaciones de agencias internacionales. ¿Dónde se encuentran, sin embargo, los grandes como The New York Times, Los Angeles Times o The Washington Post? Han intentado el periodismo electrónico a través del videotexto (sistema de envío de información de ordenador a ordenador por una red especial telefónica) y han fracasado desde el punto de vista financiero.

"La tecnología electrónica no está madura para la prensa", se dijo sobre la base de estas experiencias fallidas en un congreso que hace dos años celebraron los editores de todo el mundo en Madrid. Pero esta aparente retirada de los editores de prensa "a los cuarteles de invierno" no es real. La Federación Internacional de Editores de Diarios, que acaba de celebrar en Berlín su asamblea anual, buscando solución a la crisis generalizada que: padece la prensa en el mundo, ha señalado: "Los avances tecnológicos representan para algunos editores la cura de rejuvenecímiento necesaria para salir adelante".

Luchar contra la televisión

Cathleen Black, presidenta de la poderosa Asociación de Periódicos de América, que representa a 1.300 diarios estadounidenses, estima que "la competencia con nuestros rivales, sobre todo la radio y la televisión, es de tal calibre que si queremos seguir viviendo tenemos que interesamos por las tecnologías electrónicas, introducir nuevos servicios de información por teléfono, ediciones en telefacsímil y páginas a la, carta por ordenador".En una línea parecida se ha mostrado Günter Wille, presidente del grupo Springer, cuando ha señalado que al aumentar el tiempo que los ciudadanos pueden dedicar al consumo de medios de comunicación debe aumentar también la oferta de los editores, compitiendo en tiempo y en contenidos con los demás medios. "Hasta hace muy poco tiempo el vector de la información era el periódico, pero las cosas han cambiado", añade.

Las experiencias estadounidenses no son las únicas. Otros periódicos en América y en Europa ensayan por la vía electrónica las formas de concurrir con la información escrita. Tal es el caso del periódico mexicano El Norte, que tiene instaladas 350 videoconsolas de ordenador desde las que se reparten a 3.000 abonados equipados con un ordenador informaciones financieras y bursátiles que pagan por este servicio 500 dólares mensuales (unas 60.000 pesetas).Los editores españoles dicen, por una parte, que será necesario, entrar en el negocio del videotex. y de los medios electrónicos interactivos (informe El mercado de la información en España, de Andersen Consulting, Universidad de Navarra, Telefónica y Asociación de la Prensa de Madrid); sin embargo, ven como muy poco probable que antes del 2000 se introduzca cualquiera de estas modalidades.

Pedro Crespo de Lara, secretario general de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), alega que no hay ninguna experiencia de periodismo electrónico en las empresas españolas y que a corto plazo no ve movimientos en este sentido. Sí que se pueden contar como aproximaciones las experiencias del diario Fax y los servicios de videotex que mantienen la agencia Efe y otros periódicos, que sirven informaciones a determinados abonados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 1993