Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nuevos cantos de sirena.

Los últimos datos que ha ofrecido este mismo mes la federación internacional de editores de diarios es que la lectura de la prensa se encuentra a la baja en casi todo el mundo. Por ejemplo, en Estados Unidos la difusión de la prensa escrita ha descendido en 1992 un 2,6%; en Japón, un 1,1%; en Australia, un 9,5%, y en Rusia, un 45,6%. Sólo Europa parece escapar, de momento, a esta enfermedad e incluso ha aumentado un 2,6% respecto a 1991.Los remedios a esta situación van, según los editores, desde la diversificación hasta la utilización directa de medios electrónicos. Uno de los nuevos cantos de sirena proviene del ordenador y sus posibilidades, herramienta que pasará de ser el enemigo público número uno de la prensa probablemente a ser su mejor aliado en el futuro.

Un ejemplo de periódico electrónico del futuro puede ser la experiencia de la revista norteamericana Newsweek, que almacena sus informaciones en discos CD-Rom, similares a los compactos musicales, en los que se contienen sonido, imágenes, gráficos y texto. Se accede a este disco a través del ordenador personal conectado a un sistema especial de producción.

Los expertos han hecho saber a los editores que la tecnología disponible ya es capaz de ofrecer un periódico electrónico a la carta -páginas actualizadas con voz, sonido, imágenes fijas y en movimiento- que puede ser recibido en la pantalla del ordenador personal o desviado a impresoras individuales, situadas en los domicilios, empresas e incluso en la calle.

Naturalmente, los contenidos pueden ser seleccionados y pagados según su extensión y calidad. Todo es cuestión de la capacidad de las redes de telecomunicaciones que permitan transportar estas nuevas señales y de que los actuales periódicos transformen sus sistema de producción y distribución de la información. El papel ya no será un soporte esencial para los periódicos del siglo XXI.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 1993