Cuba y Rusia revitalizan sus relaciones comerciales

Los Gobiernos de Cuba y Rusia firmaron ayer en La Habana un documento en el que expresan la intención de impulsar sus antiguas relaciones económicas y colaborar en sectores vitales para ambos, como el azúcar, el petróleo y la producción de fertilizantes. El acuerdo, suscrito el domingo por el viceprimer ministro ruso Vladimir Sumehiko y su homólogo cubano Lionel Soto, llega en momentos en que la isla atraviesa la peor crisis de su historia, agravada por la escasez de combustible y la drástica disminución del suministro de maquinaria y piezas de repuesto rusas.

Superpetroleros

Fuentes cubanas indicaron que uno de los aspectos fundamentales incluidos en el acuerdo es el de reactivar el trabajo conjunto en la base de superpetroleros de Matanzas y en la refinería de petróleo de Cienfuegos. Ambas fueron construidas con tecnología soviética y quedaron semiparalizadas, tras la desintegración de la URSS. Según el memorándum firmado ayer, la colaboración debe, iniciarse en un plazo de dos meses.Asimismo, el Gobierno ruso expresó su voluntad de reanudar la entrega de maquinaria y piezas de repuesto para la principal industria cubana, el azúcar, con una infraestructura valorada en 100.000 millones de dólares, pero muy afectada por el cese de los suministros rusos.

A partir de ahora, rusos y cubanos crearán sociedades mixtas para fomentar la producción de fertilizantes, neumáticos y otros bienes básicos directamente relacionados con la producción de azúcar. Los fertilizantes, uno de los talones de Aquiles de la agricultura cubana, serán utilizados en los campos de caña y también se venderán en dólares al exterior para reinvertir luego las ganancias en la industria del azúcar.

El nuevo acuerdo es prolongación de otro que fue firmado en Moscú en noviembre de 1992. Dicho convenio establecía el intercambio de 1,5 millones de toneladas de azúcar por 3,3 de petróleo, pero no pretendía poner en marcha industrias construidas por la ex Unión Soviética, como se ha hecho ahora. "Esto da un respiro a los cubanos", señaló un diplomático occidental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de mayo de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50