Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El término "mujer" sustirá al de "hembra" en la partida de nacimiento

El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar hoy un real decreto que acaba con los últimos reductos de la discriminación lingüística en los textos y formularios oficiales. El término "hembra", que persiste en las partidas de nacimiento, será sustituido por el de "mujer" equivalente femenino de "varón". El Libro de estilo de la Administración, publicado en 1991, ya sugería la necesidad de este cambio de términos en todos los nuevos documentos, que ya aparecen correctamente en el carné de identidad y el pasaporte.

Ni en el Código Civil ni en la Ley de Registro Civil existe la indicación de utilizar el término "hembra" para inscribir los datos relativos al sexo. Pero sí se recoge en el Reglamento del Registro Civil, concretamente en el artículo 170. Éste y otro artículo serán modificados por un real decreto que previsiblemente aprobará el Consejo de Ministros, informa Europa Press. La consecuencia más inmediata será la aparición de nuevos impresos con el término "mujer" para referirse al sexo femenino en las partidas de nacimiento.Purificación Gutiérrez, directora del Instituto de la Mujer, explicó que el decreto "viene a cumplir parte del trabajo del II Plan de Igualdad aprobado por el Consejo de Ministros del pasado 15 de enero, en el que recogía la desaparición de la terminología sexista enlos impresos oficiales".

Si a las personas del sexo femenino se les designa como hembras, a las del sexo masculino debería inscribírseles como machos, término equivalente en el reino animal, que es de donde procede la acepción. "Yo no sé por qué se han introducido en la especie humana", comenta el oncólogo Amalio Ordóñez, autor de un libro reciente en el muestra la confusión sobre estos conceptos que todavía existe en las comunicaciones científicas.

Varones y machos

"En la sociedad en que vivimos denominar hembra a la mujer resulta despectivo y peyorativo. Me alegro de que algunos políticos vayan entrando por el aro, porque ellos hablan incluso peor que los médicos", afirma Ordóñez en relación con el real decreto. El castellano es una lengua "muy masculina", en opinión de Purificación Gutiérrez. "No hay más que ver en el diccionario el espacio que se dedica al término 'hombre como ser racional' y el escaso que ocupa la mujer".

Para especificar el sexo masculino, el lenguaje oficial se refiere al "varón", término más específico que el de "hombre", como queda de manifiesto en el Diccionario de la Lengua de la Real Academia: "Hombre: ser animado, racional. Bajo esta acepción se comprende a todo el género humano". Como "mujer", el diccionario entiende. "persona del sexo femenino", aunque, según la definición que se hace en el mismo de "hembra", podría darse como válido el uso que ahora se pretende eliminar: "Hembra: persona del sexo femenino, mujer", reza como segunda acepción.

Carlota Bustelo, representante española para políticas de igualdad en la CE, se sorprendió de que todavía se siguiera usando el término "hembra" en documentos oficiales. "En cualquier caso, está claro que estaba muy desfasado con la realidad", manifestó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de mayo de 1993

Más información

  • Un real decreto contra el sexismo administrativo