Crítica:Crítica
i

Un naturalista intenso

Fuertemente atraído por la representación naturalista, José María Mezquita (Zamora, 1946) es un curioso artista de trayectoria errática y versátil, pero que, desde sus primeras exposiciones individuales, allá por los inicios de la década de los setenta -hace ya, pues, unos 20 años- asombró por su intensidad.Cuando un artista es efectivamente intenso, poco importa lo que haga y el medio empleado para hacerlo: desde un objeto en madera o en bronce hasta un dibujo inacabado, pues siempre logra transmitir esa sensación de veracidad apasionadamente sentida que, a veces, puede resultar angustiosa e inquietante. Todo esto, que no es, por tanto, nuevo en Mezquita y está presente en la exposición que actualmente exhibe en Madrid. Nos lo ofrece ahora, sin embargo, como un muy variado muestrario de tientos y modalidades, donde la emoción nunca se ausenta.

José María Mezquita

Galería Jorge Kreisler. Prim, 13. Madrid. Del 11 de marzo al 17 de abril de 1993.

Así, nos encontramos allí desde un candelabro en bronce hasta el horizonte casi mondrianesco de una barriada urbana, pasando por una serie de bellos dibujos florales. Mezquita recrea ante nosotros su particular mundo, dominado, una vez más, por esa imagen pintada de la descompuesta vegetación a ras de tierra" una formidable visión obsesiva que a su vez da la medida del formidable mundo interior de su ensimismado autor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de abril de 1993.