Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Soledad Puértolas gana el Premio Anagrama con un ensayo sobre el oficio de escribir

"Siempre he necesitado reflexionar sobre mis textos", declara la autora

La escritora Soledad Puértolas ganó ayer el Premio Anagrama de Ensayo con La vida oculta. El libro, según ella, "es una reflexión sobre el oficio de escribir". Puértolas, que ganó en 1989 el Premio Planeta con la novela Queda la noche, se estrena con La vida oculta en el apartado de obras de no ficción. "Siempre he tenido una necesidad de reflexionar sobre lo que escribo" comentó la escritora, "aunque lo que me siento en realidad es novelista".

"En La vida oculta", manifestó ayer Soledad Puértolas, "he tratado de reflexionar sobre lo que implica escribir y vivir, sobre lo que es vivir con ese peso de la literatura".Puértolas declaró que los ensayos de Montaigne le habían servido de modelo para escribir La vida oculta y añadió que el libro ganador del Anagrama estaba dividido en tres partes. La primera trata de la vida del escritor y de la ambivalencia sobre el vivir y el escribir. La segunda parte trata de autores que han significado algo para ella. Y la tercera es un análisis del punto de partida de los personajes de cada novela.

Sobre los autores que comenta en su ensayo, señaló Puértolas: "Hablo desde Cervantes a Raymond Chandler, pasando por Pessoa, Stendhal, Flaubert, etcétera. Pero no son análisis profundos de sus obras, sino comentarlos desde la perspectiva de una persona que busca apoyo en ellos, lo cual me permite huir del tono de una tesis doctoral".

Ficción y realidad

Para Puértolas, lo que la movió a escribir este libro es "la necesidad de analizar esa difícil convivencia de ese núcleo interno en el que se forja la necesidad de ficción y la realidad que te rodea". "No he intentado desvelar lo que es mi vida oculta", añadió, "sino que lo que me interesa es analizar esa situación con la que se encuentra todo novelista, que se mueve entre la necesidad de escribir en la soledad y la necesidad de publicar, de conectar con gente a la que no conoce".Sobre el modo en que ella misma construía los personajes de sus novelas, dijo: "Pongo mucho de lo que soy y de lo que no soy. Trato de comprenderlos, aunque no practico la novela autobiográfica. Un escritor, al fin y al cabo, escribe para comprender a sus personajes. Lo que dijo Flaubert de Madame Bovary es cierto: todos acabamos creyendo que somos yo todos los personajes".

Puértolas, que había publicado en Anagrama El bandido doblemente armado, Todos mienten y Burdeos, publicó posteriormente en Planeta Queda la noche (novela galardonada con el Premio Planeta en 1989) y Días del arenal. La concesión del Planeta a Puértolas se interpretó hace cuatro años como una maniobra de la editorial que dirige José Manuel Lara para fichar a los autores de Anagrama.

Preguntada sobre si ganar el premio Anagrama de Ensayo suponía, en cierto modo, una vuelta a casa, comentó Puértolas: "Más bien unas segundas nupcias". El editor Jorge Herralde, que sonreía a su lado, añadió jocoso: "Algo así como Don Johnson y la Melanie Griffith". La escritora comentó que su próxima novela y su próximo libro de narraciones los publicará en Anagrama.

Soledad Puértolas no quiso extenderse sobre la novela que está escribiendo, de la que sólo comentó que era "más metafórica" que las anteriores. "La conclusión que he sacado después de escribir este ensayo", dijo, "es que el peso de la realidad se ha ido acentuando a medida que he ido escribiendo mis novelas. Por eso me doy cuenta que ahora quizás tenga esa necesidad metafórica, de evadirme de una realidad que me pesa demasiado".

Jorge Herralde, director de Anagrama, comentó que La vida oculta "pertenece al tipo de libros que nos gusta premiar en Anagrama, ya que se trata de un ensayo de carácter d1vagatorio, tentativo, lejos del tratado rígido o de la tesis doctoral". A la actual edición del XXI Premio Anagrama de Ensayo se habían presentado un total de 102 originales, de los que siete pasaron a la final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 1993