Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gala: "La pasión turca' trata del amor llevado a sus limites extremos"

El autor andaluz presenta en Estambul su nueva novela, ambientada en esta ciudad

Antonio Gala realizó ayer en Estambul una original presentación de su segunda novela, La pasión turca (Planeta), que calificó como "una obra sobre el amor llevado a sus últimas consecuencias, una reflexión sobre el deterioro del amor". La presentación merece el calificativo de original por la ciudad elegida y porque consistió en un largo paseo por un Estambul gris e invernal en el que Gala mostró a un grupo de periodistas españoles los escenarios de su novela.

"Estambul es una ciudad que me fascina", dijo Gala cuando la comitiva se refugió, huyendo del frío, en un pequeño café cargado por el humo de los narguiles. "Situé mi novela en Estambul porque esta ciudad representa otra forma de ver la vida, otro lenguaje, otra cultura, que hace que la protagonista se quede sola frente al amor". La protagonista de La pasión turca, Desideria Oliván, es una casada insatisfecha de Huesca que lo abandona todo por el amor de Yamani, un turco de negocios turbios que regenta una tienda en el Gran Bazar de Estambul. "Escribir esta novela desde la primera persona del femenino ha sido un desafío para mí", explicó Antonio Gala poco antes de entrar en el esplendor del Gran Bazar. "Creo que la mujer, más que el hombre, está hecha para la aventura transoceánica del amor". Dando vueltas al tema del amor, centro constante de la novela, añadió: "El amor es siempre torturante, lo que pasa es que utilizamos casi siempre un amor de bolsillo".

La pasión turca es la segunda novela de Antonio Gala, que debutó en el género con El manuscrito carmesí, premiada con el Planeta en 1990. "Me costó mucho más escribir El manuscrito carmesí que La pasión turca", señaló Gala, "ya que en aquella novela había mucho trabajo de documentación histórica. En esta hay más introspección".

Comentó también Antonio Gala, siempre acompañado de su eterno bastón, que La pasión turca es una novela "sobre el drama de la soledad". "Recibo unas 120 cartas cada día", explicó el escritor, "y unas 40 son siempre de gente que está sola".Mientras paseaba, Gala no podía evitar comentarios apenados sobre los cambios que está sufriendo la caótica ciudad turca. "Es una lástima", dijo al atravesar el Cuerno de Oro, "que hayan sustituido el antiguo Puente de Gálata por uno nuevo; ya no podremos ir a los restaurantes que había en en el nivel inferior". Entre nostálgico y esperanzado añadió: "En mi novela, sin embargo, todavía existen".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de marzo de 1993