Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Licio Gelli confirma que Craxi y Martelli cobraron del Banco Ambrosiano

Licio Gelfi, el venerable maestro de la logia P-2, personaje vinculado a todos los pasajes oscuros de la historia reciente de Italia en los que frecuentemente confluyen la Mafia, sectores de la política y de los servicios secretos, ha confirmado ante el juez sus acusaciones ya conocidas de que el secretario del Partido Socialista Italiano (PSI), Bettino Craxi, y su hasta hace poco número dos, Claudio Martelli, recibieron de Roberto Calvi, el ex presidente del Banco Ambrosiano, un pago de siete millones de dólares (unos 700 millones de pesetas) que fue depositado en una cuenta numerada suiza.

Gelli, de cuya declaración sobre la implicación de Craxi y Martelli fuentes no oficiales filtraron sólo primeros detalles, ha insistido también en que él fue el intermediario de una operación y el primero que habló sobre ella simultáneamente con ambos en casa de Martelli. Dicho encuentro tuvo lugar en el otoño de 1980, según sus declaraciones. Gelli asegura que, posteriormente, fue él mismo quien presentó a Craxi y Calvi.Gelli, ya condenado en primera instancia a 18 años por su participación en la quiebra fraudulenta del Banco Ambrosiano, venía repitiendo desde hace una década estas acusaciones, por lo que Martelli le interpuso una querella. El asunto, considerado incierto, fue relanzado la semana pasada cuando Silvano Larini, contable paralelo del PSI y amigo de infancia de Craxi, admitió ser el titular de la cuenta suiza en la que Calvi hizo sus pagos y afirmó ante el juez que el beneficiario de los mismos había sido Martelli. El ministro de Justicia, que por esos días disputaba a Craxi el liderazgo del PSI, dimitió al conocer las declaraciones de Larini y abandonó el partido.

El pago de Calvi era la comisión por un depósito de 50 millones de dólares que el ENI, el grupo petrolero estatal italiano, había hecho en una sucursal suramericana del Banco Ambrosiano. Florio Fiorini, a la sazón director financiero. del ENI, luego socio de Giancarlo Parretti (relacionado con el hermano del ex vicesecretario del PSI, Gianni de Michelis, aliado de Craxi), ha exculpado en cambio a Martelli de responsabilidades en los pagos del Ambrosiano.

Destinatario muerto

Por su parte, la secretaria particular de Bettino Craxi, Vincenza Tominaselli, de 56 años, detenida en Milán el pasado miércoles, ha dicho al juez que nunca supo que las entregas que el ya citado Larini le hacía en su despacho contuvieran dinero y ha añadido que, en cualquier caso, el destinatario de aquellos paquetes era el secretario administrativo del PSI, Vincenzo Balzamo, fallecido de infarto hace dos meses. Larini declaró que había entregado a Tommaselli parte de los 8.000.millones de liras que afirma haber dado directamente en efectivo a Craxi.

Una particularidad de Vincenza Tommaselli es que, además de trabajar junto al ex líder del PSI, ha jugado un papel destacado en sociedades que figuran como propietarias del patrimonio personal de Craxi. La secretaria ha sido, en efecto, administradora única de las Iminobiliare il Roccolo e Immobiliare Villa Europa, propietarias de dos villas que Craxi tiene en Capiago Intimiano y en Harnmamet (Túnez), respectivamente. Ella misma ha declarado a un semanario que Craxi le pidió ese favor por razones de seguridad.

Pero su caso constituye el síntoma extremo de cómo la recaudación ilegal de los partidos y el dinero personal de los políticos ha tendido a confundirse en su circulación, lo que resulta inevitable tratándose de dinero negro.

Entretanto, a Gianni De Michelis le han sido abiertos dos sumarios en una investigación, relativa a las falsas facturas mediante las cuales los partidos se apropiaban de los fondos de la ayuda al Tercer Mundo del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Otra gran investigación que afecta especialmente al PSI se refiere al caso Enimont. Sergio Cragnotti, consejero delegado de la sociedad mixta cuando se disolvió su fusión con la Montedison, del grupo Ferruzzi, ha confirmado que éste recibió del ENI entre 600.000 y 800.000 millones más de los que le correspondían por la venta de su parte en el grupo químico. El ex consejero de Montedison lo rechaza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de febrero de 1993

Más información

  • Calvi entregó siete millones de dólares